¿POR QUÉ HACEMOS COSAS DE LAS QUE DESPUÉS NOS ARREPENTIMOS?

¿POR QUÉ HACEMOS COSAS DE LAS QUE DESPUÉS NOS ARREPENTIMOS?

La mente humana es un mecanismo muy complejo donde interactúan pensamientos, emociones, hábitos, actitudes, estereotipos aprendidos…pero ¿por qué a veces actuamos casi sin darnos cuenta, sin recapacitar, y luego lamentamos o nos asombramos de lo que hemos hecho?

La explicación es que tenemos dos maneras de funcionar como personas. Una es la mente consciente, razonada, la que analiza y llega a una conclusión a la que sigue un acto coherente con nuestro razonamiento. La otra forma de funcionar es la mente subconsciente o automática (por ejemplo cuando conduces un vehículo y hablas con el acompañante, lo haces sin apenas darte cuenta de cómo lo haces)

Pero la mente consciente, la racional, solo realiza el 5% de la actividad cerebral, mientras que la mente subconsciente realiza el 95%. Además, la consciente procesa, es decir, analiza y reconoce 40 impulsos nuevos por segundo, mientras que la subconsciente procesa 40 millones de impulsos por segundo. El resultado es que el 95% de nuestra actividad cognitiva (pensamientos y análisis de situaciones) lo hacemos con la mente subconsciente.

Y…¿qué tiene o forma nuestra mente subconsciente? Pues resulta que desde los cero a los seis años de nuestra vida es cuando se forman los circuitos de memoria que almacenan los procesos automáticos de nuestras vivencias, dependiendo de lo que oimos, vemos, hacemos y experimentamos en esa edad. Estos auténticos “programas” se instalan en nuestro cerebro para siempre de manera que no nos damos cuenta de que están ahí dentro, condicionando nuestras respuestas a las situaciones de la vida de adulto. ¡Y son los programas más influyentes que tendremos en nuestra mente para siempre!

Por este motivo tan importante, hay que tener mucho cuidado lo que se hace o dice delante de los niños, pues todo lo absorven como una esponja, nuestras palabras, nuestras actitudes y nuestras emociones. Si un padre o una madre le dice a un niño o niña que es totnto/a o que no sirve para nada,esa asevreación se le quedrá en su “disco duro” cerebral como un programa oculto que estará dispuesto a influenciar la vida futura de esta persona sin que sepa el porqué hace lo que está haciendo o porqué es como es.

Esta es una de las explicaciones del porqué hacemos muchas veces cosas que nos sorprenden o no esperábamos, o de nuestro temperamento o forma de ser, pero hay un motivo para que ocurra todo este proceso en nuestra infancia, y lo expondré en el próximo artículo.

Hasta la vista amig@s.

Anuncios

¿EL COLESTEROL ES TAN PELIGROSO?

¿EL COLESTEROL ES TAN PELIGROSO?

Esta palabra se pronuncia cada vez más en las consultas médicas “colesterol” cuando nos hacemos un análisis de sangre. Es muy corriente en personas de más de 50 años, pero cada vez se encuentran cifras por encima de lo señalado como “normal” en personas más jóvenes, incluso en niños. ¿Qué está pasando? ¿Por qué cada vez hay más personas con el colesterol alto?

Empecemos diciendo que el colesterol no es nocivo en sí mismo, de hecho nuestro cerebro está formado casi exclusivamente por colesterol, y nuestras neuronas y muchas partes de nuestro organismo lo usan para regenerarse. Es decir que nuestro cuerpo necesita imprescindiblemente el colesterol para vivir. Si de repente nos encontráramos con cifras excesivamente bajas de colesterol, moririamos.

Entonces ¿Cuándo y por qué es nocivo el colesterol? Pues resulta que el siglo pasado se reunieron responsables mundiales de la salud y representantes de laboratorios farmacéuticos para asignar una cifra en sangre de colesterol que fuera significada como límite de un organismo sano. Entonces se decidió que la cifra máxima sería 300 mg. Es decir que mientras el colesterol estuviera por debajo, la persona no tenía que preocuparse.

Pero los años pasaban y casi nadie rebasaba esa cifra, por lo que las industrias farmacéuticas no vendían sus productos reductores de colesterol basados en las”estatinas”. Como conseuencia de ello, volvieron a reunirse en un congreso médico para rebajar la cifra del colesterol saludable a 200 mg. ¿Y qué ocurrió? Pues que cientos de miles, millones de personas en todo el mundo rebasaban esa cifra mágica en sus análisis de sangre, ya se vendían, y se venden, millones de pastillas de estatinas.

Pero si leemos los prospectos de estos fármacos, podemos comprobar que pueden tener una gran cantidad e efectos secundarios dañinos, inclusive provocar ataques cardiacos, evitar la absorción del calcio, dañar el hígado, dolores musculares y un sin fin de problemas añadidos.

¿Es tan malo tener más de 200 mg de colesterol? Pues cada día se alzan más voces de médicos y científicos prpotestando contra esta medida que consideran arbitraria y demasiado pequeña. Recientes estudios revelan que incluso hasta 300mg, el colesterol no es malo y no hay de qué preocuparse, y que es mucho peor tomar las mencionadas estatinas. Incluso dicen que los famosos yogures con esteroles vegetales no sirven para nada.

Los estudios concluyen que una alimentación adecuada y ejercicio físico moderado, dan mejor resultado que las estatinas, y sin sus efectos secundarios, al contrario, son maravillosos para la salud. Asi es que cuando os digan que teneis algo más de 200 mg de colesterol, no os preocupeis demasiado, y por supuesto negaros a tomar esas pastillas. Simplemente comed bien y caminad deprisa media hora todos los días al menos.

Hasta la próxima en que aportaé más datos sobre esta “epidemia” de colesterol.

EL FEMINISMO, ¿QUÉ ES?

EL FEMINISMO, ¿QUÉ ES?

Seguro que muchas veces habéis escuchado esta palabra “Feminismo” y es posible que muchas más, “feministas”, y tal vez las asociáis con un grupo de mujeres gritando en protestas multitudinarias, incluso muchos hombres y mujeres sienten cierto recelo ante estas palabras, pensando que se trata de chicas radicales que quieren poco menos que agredir a los varones.

Bien, confieso que yo mismo hace años también pensaba así, claro que entonces no tenía la suficiente información ni la experiencia que ahora quiero transmitiros.

Empecemos por el principio, una obviedad que muchas veces se soslaya, pero necesaria para saber de dónde viene esa palabra “Feminismo”. Pues fue allá por los finales del siglo XVIII, (18) por si alguien no conoce los números romanos, que un estudiante francés de medicina, presentó su tesis doctoral en la universidad de Paris mencionando por primera vez este término, refiriéndose a ciertos caracteres femeninos corporales que presentaban algunos hombres debido a una alteración hormonal. Se llamaba Ferdinand V. Fanneau, y desde entonces médicamente se conoce esté síndrome (por ejemplo mamas muy desarrolladas, caderas redondeadas, falta de vello facial, atrofia de organos sexuales masculinos, voz atiplada) como feminismo.

Un poco más tarde, fue el gran escritor francés Alejandro Dumas, autor de “El Conde de Montecristo” y “Los Tres Mosqueteros” entre otras obras, quien utilizó la palabra “feministas” para criticar a ciertos hombres que apoyaban las reclamaciones de derechos de las mujeres. Por lo que se ve, Alejando Dumas era un pedazo de machista.

En 1881, la sufragista Hubertine Auclert (sufragistas se denominaban a las mujeres que reclamaban poder votar como los hombres) utilizó esta palabra para definir el movimiento que reclamaba los mismo derechos que tenían los varones.

La Real Academia de la Lengua define al Feminismo como una doctrina social favorable a las mujeres que les reconoce la capacidad y derechos reservados antes a los hombres y que exige la igualdad.

Es decir, que el Feminismo o las feministas, lo que reclaman y quieren es la IGUALDAD con los hombres en todos los ámbitos, laboral, jurídico, familiar, religioso, etc., pero no la superioridad ni la revancha de la represión sufrida debido a una sociedad patriarcal durante siglos.

Otra cosa es el “Hembrismo”, nuevo término que podemos comparar con el “Machismo”. El Hembrismo surge del Feminismo Radical que postula la superioridad femenina y el desprecio hacia los hombres, algo que comos vemos, no tiene nada que ver con el Feminismo.

De manera que cada vez que escuchemos la palabra Feminismo o feministas, sepamos que es un movimiento social, en el que se incluyen mujeres y hombres, a favor de la absoluta igualdad de derechos y deberes entre ambos en todos los campos de la vida. Creo sinceramente, que es algo que debería imponerse en todo el mundo, pero que desgraciadamente todavía queda mucho camino por recorrer, principalmente en los países musulmanes y orientales, donde las mujeres siempre han sido vistas únicamente como madres y esposas complacientes, bajo la severa tutela de padres, hermanos y maridos.

Seamos tod@s feministas y luchemos por la igualdad.