El alzheimer, esa terrible enfermedad que suele presentarse a partir de los 60 años, que nos priva de todos los recuerdos, y puede incluso hacernos olvidar el habla, la deambulación e incluso como tragar la comida. Pero…¿qué es el alzheimer?

En realidad ahora es una especie de cajón de sastre donde se mete toda clase de trastornos y perturbaciones mentales seniles. Se trata de una degeneración cerebral. El encéfalo de llena de unas placas y fibras llamadas “amiloides” a las que se supone responsables de la pérdida progresiva de la memoria y finalmente de las funciones automáticas del sistema nervioso central. Lo que se ignora es por qué se producen estas estructuras degenerativas en algunas personas y en otras no.

En 1986, la Universidad de Minnesota emprendió un largo estudio promovido por el Instituto Nacional de Envejecimiento de los Estados Unidos, dirigido por el Dr. David Snwdon, y que se realizó durante 17 años con un grupo de monjas de entre 75 y 103 años, por lo que se conoce popularmente como “el estudio de las monjas”. Fueron elegidas porque eran un grupo homogéneo con una edad media de 85 años, y todas se dedicaban a la enseñanza primaria hasta muy avanzada edad (80 años) con un vida en constante actividad intelectual y social.

Durante todo el estudio, las monjas fueron sometidas a periódicos controles de capacidad intelectual y cognitiva. Cuando iban muriendo, sus cerebros fueron sometidos a examen encontrándose en muchas ocasiones (200 casos) una enorme sorpresa: estas doscientas monjas tenían el cerebro lleno de placas y alteraciones que suponían el padecimiento de un alzheimer grave, sin embargo sus capacidades intelectuales y memoria no habían sufrido merma alguna. ¿Qué había pasado?

Lasa conclusiones del estudio fueron: que llevar a cabo constantemente y hasta la muerte, una actividad intelectual y un ejercicio moderado, protege el cerebro, ya que éste tiene una capacidad  de regeneración y plasticidad capaz de obviar las degeneraciones que se vayan produciendo con la vejez. Sobre todo no hay que dejar nunca de tener curiosidad y de aprender.

¿Quieres prevenir el alzheimer? No dejes nunca de aprender algo, de tener actividad intelectual, de socializar, de mostrar interés por cosas nuevas. Si te jubilas y te sientes inútil, que ya no puedes emprender ni aprender nada, si te sientas delante de la tele horas y horas viendo programas de cotilleo o deportes, fumas, bebes demasiado alcohol y haces poco ejercicio, te subirá el azúcar, tendrás exceso de colesterol y envejecerás antes y deberás medicarte sin parar, lo que acelerará tu deterioro físico y cognitivo. Mantén tu peso a raya y camina todos los días de 30 a 60 minutos. Vigila tu alimentación, procura ingerir menos azúcar, hidratos de carbono refinados y sal.

Así tendrás una vida larga y en buen estado físico y mental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s