Aunque a primera vista pueda parecerte pesada o incomprensible, en realidad la Física te afecta más de lo que tú crees, y no es tan difícil saber acerca de ella, al menos a grandes rasgos. Pero conocer este nuevo paradigma te hará ver el mundo de otra manera y te sentirás más importante de lo que pudieras creer.

Con Newton, Descartes y Darwin, nació el materialismo mecánico, ese paradigma que dice que todo lo que existe en el Universo se regula y mueve por leyes fisicas inmutables, a modo de mecanismo de relojería. La materia se compone (según este paradigma) de una especie de “bolitas” llamadas átomos que a su vez se descomponen en otras bolitas más pequeñas llamadas protones, neutrones y electrones que se rigen por leyes también mecánicas.

En distancias y tamaños relativamente grandes, desde los virus a los planetas y estrellas, parece que realmente todo es así, y pueden predecirse los movimientos de los planetas siguiendo estas leyes físicas.

Pero… a finales del siglo XIX y primeros del XX, nació un nuevo paradigma tan distinto, que más bien parece la obra de un loco: la Física Cuántica. Mentes como Einstein, Niels Bohr, Heisenberg, Schorinderg y Max Plank revolucionaron la física con sus postulados y descubrimientos.

Resumiendo, constataron que el Universo no es material, la materia no es sólida como parece; en última instancia no es como la vemos. La materia que percibimos como sólida se compone de pura ENERGÍA. Einstein dijo que en realidad solo existe la energía; la materia es una condensación de energía. Y resulta que en este nuevo paradigma de la Física, nosotros los humanos, tenemos mucho que ver, pues esta energía está condicionada por NUESTRA CONCIENCIA.

El Universo es una especie de HOLOGRAMA en donde cada parte del mismo contiene toda la información del conjunto,  y donde la voluntad y conciencia humana tiene una gran influencia sobre las partículas subatómicas. Partículas que en realidad no son tales, sino vibraciones en un rango determinado de frecuencia. TODO ES VIBRACIÓN.

El Universo es como un gran organismo vivo interconectado donde la conciencia humana es su componente más importante. Los científicos han corroborado que el observador modifica con su conciencia el resultado de lo observado.

Esto quiere decir que en determinadas circunstancias, podemos influir en el medio físico que nos rodea e incluso en nuestro propio organismo, como ya ha comprobado la EPIGENÉTICA. En pocos años, la nueva ciencia va a corroborar la existencia del mundo espiritual y la vida después de la muerte. Seguiremos informando de esta revolución en ciernes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s