OBESIDAD, UNA CUESTIÓN DE EMOCIONES INCONTROLADAS

OBESIDAD, UNA CUESTIÓN DE EMOCIONES INCONTROLADAS

Cada día, hay más personas obesas en el mundo. Sobre todo en los países industrializados o el llamado “Primer Mundo”. Pero donde está siendo ya una auténtica epidemia de proporciones alarmantes, es en Estados Unidos, precisamente la nación que tienen el mayor PIB (producto interior bruto) Unos 18,5 billones de dólares USA (18,5 millones de millones) El PIB es la suma del valor de todos los productos, propiedades, transacciones comerciales, servicios y valores que forman parte de la economía viva de un país.

Se podría pensar que estar “gordo” u obeso debería ser saludable y una imagen de poder y riqueza, ya que demostraría que esa persona está bien alimentada porque tiene los recursos necesarios para ello. Es lo que se pensaba hace unos 100 años, aunque entonces no se llegaba a los estados de gran obesidad mórbida como se ven ahora por las calles estadounidenses. Nuestros abuelos y bisabuelas estaban ligeramente “gruesos” gorditos, y se les suponía seres felices y saludables. Por otro lado, la delgadez se asociaba con la poca salud, la pobreza o las preocupaciones. La enorme incidencia por entonces de la tuberculosis en la población general, se cebaba con mayor encono en las familias de bajo nivel económico, que se alimentaban mal y vivían en entornos insalubres de viviendas con poca luz, alta humedad y poca defensa contra el frío; y a todo este escenario solía añadirse largas jornadas de agotador trabajo necesario para subsistir.

Pero en estos tiempos parece que todo ha cambiado. Ahora, las mayores obesidades mórbidas y casi monstruosas, de personas jóvenes que apenas pueden moverse y que pueden llegar a pesar más de 300 kg., se producen entre las clases de nivel económico medio-bajo y bajo. Por el contrario, las clases más favorecidas por la fortuna, presentan poca incidencia de obesidad mórbida. Últimos estudios científicos llevados a cabo por prestigiosas universidades, certifican que los años de vida son más cortos (la gente muere más joven) entre la población de menos recursos económicos que entre los ricos.

Y no es que haya hambre en los Estados Unidos, sino que precisamente los alimentos que mayor incidencia tienen en la obesidad, son los más baratos y al alcance de la población con menos recursos. La harina refinada de trigo, el azúcar, el arroz descascarillado, los refrescos, los helados, la leche, las patatas fritas, las grasas animales y vegetales refinadas y saturadas, e incluso las hidrogenadas, y todo lo que se puede cocinar con ellos.

Sin embargo los alimentos más saludables y que evitan la obesidad como las verduras, la carne de calidad, el pescado, las grasas vegetales de primera presión en frío insaturadas, las frutas y las legumbres, son muy caras.

Por otra parte, las industrias alimentarias con su enorme poder económico, bombardean constantemente las mentes de los consumidores con su publicidad de los productos elaborados y procesados industrialmente para aumentar sus ventas. En general, estos productos de alimentación de fuerte consumo llevan en su composición azúcar y harinas refinadas de trigo.

Por todas partes proliferan restaurantes de comida “rápida” también llamada “basura” compuesta por hamburguesas de carne picada con alto porcentaje de grasa animal, pan de harina refinada y patatas fritas en grasas enormemente insanas. También abundan las Pizzerías, cuya base es principalmente, como no, las harinas refinadas de trigo, y de postre todos recomiendan en sus cartas, helados o tartas, llenos de azúcar, leche y más grasas saturadas, y añadido, como remate, todo ello acompañado de refrescos (colas, naranja, limón, etc) llenos de azúcar. Toda una bomba de calorías y de alimentos con AIG (alto índice glucémico) que saturan el organismo de glucosa, el cual no sabe qué hacer con tal aumento y lo transforma en grasa que almacena en nuestros tejidos adiposos.

Se ha descubierto, que el azúcar es adictivo, incluso más que la cocaína, y ya en las más avanzadas universidades, aun con la oposición de las grandes empresas alimentarias, la han calificado como una sustancia adictiva, tanto como las drogas más conocidas.

Por otro lado, las personas que se abandonan a comer compulsivamente grandes cantidades de patatas fritas, bollería industrial, pastas y dulces, lo hacen porque tienen la necesidad de “llenar” sus carencias emocionales y problemas sentimentales. La ansiedad que les originan sus emociones negativas, la calman con la comida de alimentos fuertemente energéticos ricos en azúcares, es decir hidratos de carbono con AIG. Estos productos, cuando llegan al estómago e intestino, se convierten rápidamente en glucosa (un tipo de azúcar necesario para alimentar nuestras células de energía) tan rápidamente que proporcionan un estado de bienestar parecido al de las drogas neurodepresoras, generando que el cerebro libere endorfinas, la hormona de la felicidad.

Pero estos alimentos tan baratos y con tantas calorías tienen dos efectos negativos que minan nuestra salud, por un lado hacen trabajar de manera brutal a nuestro páncreas, la glándula que produce insulina, hormona necesaria para que la glucosa entre en las células, y por otro lado, mata nuestra microbiota, las bacterias simbióticas “buenas” que tenemos en el intestino y que son imprescindibles para la salud.

Y no acaban aquí los perjuicios de consumir la comida rápida en abundancia. Se ha comprobado mediante estudios científicos, que alimentarse a menudo con este tipo de comida y tener obesidad, puede acarrear enfermedades, como problemas cardiocirculatorios, diabetes y cáncer.

Piénsatelo mucho antes de basar tu alimentación en hamburguesas, patatas fritas, helados, tartas, pastas, dulces, pizzas y refrescos. No solo está en juego tu figura, sino también tu salud y tu vida.

Anuncios

EL MISTERIO DEL CEREBRO HUMANO

EL MISTERIO DEL CEREBRO HUMANO

Cada día, los investigadotres se sorprenden cuando estudian el cerebro humano. Según la teoría de la evolución. los homínidos surgieron del tronco común de los primates hace millones de años. Se llaman hominidos porque ya caminaban erguidos por una modificación de los huesos de las caderas y de los pies.

Sin embargo su capacidad craneal era muy pequeña, es decir, su cerebro seguía teniendo poco volumen en relación con el cuerpo, por lo que todavía no eran realmente seres autoconscientes.

La secuencia de ejemplares de hominidos que han ido apareciendo, mostraba que a lo largo de los siglos, el volumen cerebral ha ido aumentando, de forma que se ha asociado el tamaño del encéfalo con la inteligencia. Y así parece haber ocurrido, ya que progresivamente, nuestros ancestros, que ya iban utilizando herramientas de piedra y hueso, presentaban cada vez una mayor encefalización.

Sin embargo, algo empezó a no cuadrar con esta teoría, cuando el hombre de Neardenthal, que se considera anterior y menos inteligente que el Homo Sapiens (nuestra especie) tenía unos 1900 centímetros cúbicos de capacidad craneal, mietras que el hombre moderno tiene unos 1800 c.c.

Lo cierto es que nuestra especie es la que ha logrado sobrevivir todos estos milenios (parace que surgimos hace unos 200.000 años en África, concretamente en Etiopía) mientrs que las demás especies, incluidos los neanderthales, se han extinguido.

Para complicar má aun las cosas, Albert Einstein, personaje al que se le supone uno de los más inteligentes del siglo XX, y posiblemente el mayor científico hasta ahora reconocido, tenía un cerebro comparativamente pequeño en relación con la media humana, hasta un 10% menos.

Pero no se detiene aquí la sorpresa. En el año 2007, tres médicos franceses, descubrieron al hacer un escaner al cerebro de un funcionario que llevaba ua vida normal, que apenas tenía masa cerebral. Su encéfalo se limitaba a una delaga capa gris y blanca que estaba pegada al hueso del craneo, ya que en su niñez había sufrido de hidrocefalia

La hidrocefalia es una enfermedad por la cual el líquido cefalorquídeo se acumula en el craneo en vez de ser drenado hacia el cuerpo, y va presionando la masa encefálica (el cerebro) pudiendo lleagar incluso a casi hacerlo desaparecer, aplastado contra las paredes del cráneo.

Sin embargo, aquella persona llevaba una vida completamente normal, casado y con hijos, y habiendo superado los exámenes para acceder al puesto de funcionario.

No fueron los primeros médicos en constatar semejante incoherencia fisiológica. Años antes, en la década delos 80 del siglo pasado, el profesor de Psiquiatría de la Universidad de Sheffield John Lorber, decidió hacer una resonancia magnética al craneo de un esudiante de matemáticas con 126 de C.I., es decir lo que se puede llamar “muy inteligente” (100 de C.I. es la media, o inteligencia normal)

El resultado fue asombroso, pues el estudiante “genio” ¡apenas tenía cerebro! Había sufrido también una hidrocefalia en la niñez y contaba con unos milímetros de materia cerebral adherida al cráneo, al igual casi que el funcionario francés, pero resultó ser mucho más inteligente. ¿Cómo era posible entonces con tan escaso cerebro, tener aquella inteligencia? ¿Dónde está en realidad nuestra capacidad de razonar?¿Por qué existñia esa diferencia en el C.I. cuando los restos del cerebro que tenían las dos personas eran casi iguales?

No son estos dos los únicos casos en los que la ciencia ha tenido que replantearse la pregunta, aunque también es cierto que muchas personas con cerebro reducido debido a hidrocefalia, muestran un deterioro cognitivo importante, incluso con porciones mayores de cerebro que los casos descritos. Como se ha podido comprobar, el tamaño del encéfalo no tiene nada que ver con la inteligencia final, dándose la paradoja de que a mayor tamaño en los hidrocefálicos esrudiados, menor C.I.

Por lo tanto, la incognita de por qué algunas personas casi sin encéfalo son muy inteligentes y otras con mayor porcentaje no lo son, sigue siendo un misterio. Incluso se han dado casos en los que el sujeto no tenía cerebelo, que parece que controla el equilibrio y el movimiento, y sin embargo desarrollaban una vida completamente normal.

Una moderna teoría postula que en realidad el cerebro está repartido por todo el cuerpo, y efectivamente, ya se han encontrado neuronas en el corazón, en el estómago y en el intestino, incluso se habla de que las bacterias probióticas de nuestro organismo, forman parte no solo del sistema inmunitario, sino también del cognitivo, por lo que es muy importante mantener en forma nuestro bioma (conjunto de bacterias probióticas)

Otra teroría también revolucionaria, mantiene que en realidad nuestro cerebro es solo un receptor, una especie de antena que capta información de un plano dimensional profundo subyacente al universo físico material que percibimos, llamado “Campo Punto cero”, del cual proceden todas las partículas subatómicas que conforman nuestro mundo. Sostiene que al igual que la “nube” de Internet, nuestro cerebro capta, mediante una frecuencia personal y única, la información de este campo, y que la memoria se almacena también en esta plano o dimensión profunda.

Ello explicaría por qué personas con lesiones graves en el cerebro después de accidentes u operaciones, siguen recordando, aunque se les haya extraído la zona cerebral donde se supone que se asienta la memoria.

En definitiva, el cerebro humano sigue siendo un misterio por descifrar, que cada día desbarata las tradicionales teorías y dogma científicos que asignan zonas específicas a cada función del organismo. Lo importante es mantenerse siempre activo metal y físicamente, aprendiendo cada día. Dejar de aprender es empezar a morir. Nunca es tarde para comenzar.

¿QUIERES VIVIR UNA LARGA VIDA EN BUEN ESTADO DE SALUD? HAN ENCONTRADO LA FORMA DE CONSEGUIRLO.

¿QUIERES VIVIR UNA LARGA VIDA EN BUEN ESTADO DE SALUD? HAN ENCONTRADO LA FORMA DE CONSEGUIRLO.

Existen varias zonas del mundo donde la gente vive más años y con mejor salud. Es normal llegar a los 100 años sin achaque graves, con buena movilidad, vista, oído y mente. Uno de esos lugares es el pueblo italiano de Pioppi, donde se ha llevado a cabo un concienzudo estudio para saber por qué en ese pueblo, las personas viven muchos más años que en el resto de Italia y de Europa, y además, en muy buenas condiciones.

Parece que las conclusiones a las que han llegado los científicos, es que la gente de Pioppi come una dieta mediterránea perfecta basada en verduras, legumbres, frutas, pescado más que carne, poca pasta y harinas refinadas, pocos fritos y muy pocos dulces. Y por supuesto, nada de comida procesada industrialmente, incluso los embutidos se los hacen ellos.

Además, tiene una buena vida social y se mantienen activos hasta la muerte, es decir, hacen ejercicio, beben poco alcohol, más bien algo de vino que producen sus campos y en cuanto a grasas, consumen el aceite de oliva virgen extra.

Tampoco fuman demasiado. Los resultados de esta dieta es que no existen personas obesas, ni diabéticas, ni con alzheimer, ni con cardiopatías; 90 años es una edad muy corriente entre ellos conservando buena salud.

Parece que la clave de todo es el AZÚCAR, que ellos apenas toman en el café y alguna fiesta excepcional. Gary Taubes, científico y periodista, uno de los mayores divulgadores de ciencia del mundo, ha escrito un libro titulado “El caso del azúcar otra vez” donde analiza que las enfermedades más corrientes en los países modernos industriales: la diabetes, las cardiovasculares y el cáncer, se producen con mayor frecuencia en donde se consumen más cantidades de azúcar. Es decir que existe una correlación positiva, a mayor consumo per cápita de azúcar, mayor incidencia de colesterol elevado, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y cáncer de algunos tipos.

Incluso se ha comprobado que cuando habitantes de una región donde seguían una dieta mediterránea o similar, pasaban a residir en otro país y cambiaban a una frecuencia excesiva de comida procesada o comida basura (hamburguesas, patatas fritas, perritos calientes, pizzas, bebidas refrescantes dulces, postres dulces, helados, empezaban a desarrollar las mismas enfermedades que el resto de la gente de ese lugar.

Gary Taubes ha denunciado que el problema no es el azúcar que se toma con el café o la leche, sino el azúcar que tomamos sin saberlo, y que está añadido a muchísimos productos, sobre todo en especial a la comida procesada que se vende en los supermercados, a los refrescos y helados. Si miramos atentamente los componentes de cada envase, veremos que casi siempre añaden azúcar, aunque la comida sea salada, ¿por qué? pues porque el azúcar es un magnífico conservante y es muy barato, y es natural. Entonces ponen en los envases en grande SIN CONSERVANTES ARTIFICIALES, y los compramos tranquilos, cuando en realidad estamos ingiriendo cantidades de azúcar que se van acumulando en nuestro organismo a lo largo del día, causando lo que denomina SÍNDROME METABÓLICO.

Rosalyn Yalou, premio Nobel de 1977, y Solomon Berson  han concluido tras un estudio, que la obesidad se produce cuando hay en el cuerpo niveles excesivos de INSULINA, y esta hormona es importantísima para la formación de tejido adiposo en el cuerpo, es decir: grasa.

El mecanismo es el siguiente: Cuando ingerimos alimentos con alto índice glucémico, como el azúcar principalmente, pero también las patatas fritas, las harinas refinadas (pan, pastas, bollos, etc) el arroz descascarillado, y bebidas dulces como los refrescos, o  helados, estamos sobrecargando nuestro sistema digestivo de hidratos de carbono que se convierten rápidamente en glucosa. El páncreas segrega inmediatamente mucha insulina para compensar esta subida abrupta de glucosa en la sangre. La glucosa entra en las células (se alimentan de ella) pero llega un momento que ya no admiten más, y entonces la insulina la transforma en grasa que se acumula al principio en el abdomen, pero que poco a poco va repartiendo por todo el cuerpo.

Así se produce la obesidad. Pero…¿por qué es tan difícil perder peso cuando se está gordo? Sencillamente porque el azúcar es adictivo, es una DROGA. En el Connecticut College se ha realizado un experimento. Consistía en dar de comer a las ratas de laboratorio cocaína y azúcar. Primero se les proporcionó cocaína, para que sintieran sus efectos, y después se les suministro azúcar, más tarde se colocaron las dos sustancias a su alcance, y las ratas prefirieron comer azúcar despreciando la cocaína.

Si no lo creéis, probad a no comer nada dulce durante un mes. Os aseguro que va a ser muy difícil. Claro está que tenéis que procurar no tomar alimentos que la contengan como conservante o añadido para endulzar. Os aseguro que el dulce causa síndrome de abstinencia cuando se toma a diario y se deja de ingerir una temporada, pero notareis beneficios en vuestro organismo.

Es más, es corriente que la gente tenga el colesterol elevado incluso dejando de comer grasas saturadas, claro, es que el principal causante del exceso de colesterol es el azúcar de nuevo, los dulces y el azúcar oculto en las comidas procesadas.

Incluso existen personas obesas muy jóvenes, ya adolescentes incluso niños, que serán personas enfermas crónicas muy pronto si no dejan sus hábitos dañinos de comer y beber. Por ejemplo, las bebidas de cola llevan ingentes cantidades de azúcar porque uno de sus componentes es amargo y hay que enmascararlo. Una lata o botella de cola puede llevar hasta nueve o  diez o más cucharadas de azúcar.

Todavía hay más. La universidad de Harvard realizó el siglo pasado un estudio para averiguar las causas de las enfermedades cardiovasculares. La revista JAMA órgano oficial de los médicos estadounidenses, ha revelado que las industrias azucareras pagaron dinero para que las conclusiones del estudio, desviaran la atención de las causas hacia las grasas saturadas, obviando la responsabilidad aun mayor del azúcar.

Ello contribuyó a que durante décadas, e incluso hoy, la creencia de que son las grasas las culpables de casi todos los problemas de salud esté firmemente asentada en las mentes de las personas e incluso de muchos médicos, cuando la realidad que están descubriendo y tratando de divulgar muchos profesionales de la medicina, es que el azúcar es el principal responsable del aumento de la diabetes tipo 2, la obesidad y todo lo que conlleva para la salud, artrosis, problemas de corazón, envejecimiento prematuro, cáncer, accidentes cerebro-vasculares, etc.

En estos momentos hay una lucha sorda entre los médicos y científicos que instan al Estado a regular el añadido de azúcar a los alimentos, a promulgar un impuesto a las bebidas azucaradas y a realizar campañas informativas, y las poderosas industrias alimentarias y azucareras que ven peligrar sus beneficios.

El mundo actual ya no está regido totalmente por los Estados, ahora estamos en manos de las Corporaciones industriales y comerciales que manejan miles de millones de euros y pueden corromper y presionar a gobiernos y medios de comunicación para salvaguardar sus intereses aun a costa de la salud de las personas.

Haz una prueba, deja de tomar totalmente azúcar durante un mes (el chocolate también lleva) y verás.

NUESTRA RESPONSABILIDAD ANTE LA ENFERMEDAD ¿A VECES SOMO LOS PRINCIPALES CULPABLES DE ENFERMAR?

NUESTRA RESPONSABILIDAD ANTE LA ENFERMEDAD ¿A VECES SOMO LOS PRINCIPALES CULPABLES DE ENFERMAR?

Recientemente ha surgido esta escalofriante noticia, que ha pasado casi desapercibida en los grandes medios. Un estudios de la OMS (Organización Mundial de la Salud) señala que tenemos un 60% de probabilidades de morir por una enfermedad asociada al estilo de vida, es decir, con lo que comemos, bebemos, actividad física, emociones, tabaquismo y drogas.

De esta información se deriva que en las principales causas de muerte (patologías cardiovasculares y cáncer) un 60% depende de nosotros mismos, por lo que si cambiáramos de estilo de vida mediante el seguimiento de hábitos más saludables, prolongaríamos la vida de manera notable y reduciríamos el consumo de medicamentos.

Y ésto no es nada nuevo para los que estamos al corriente de las consecuencias del estilo de vida en la salud. Por ejemplo: hay una verdadera epidemia de obesidad y sobrepeso en niños, adolescentes y adultos. Esta epidemia tiene como consecuencia un aumento significativo de enfermedades como la diabetes tipo 2, exceso de colesterol y patologías cardiovasculares en personas cada vez más jóvenes. Sin embargo, los medios silencian estos problemas que ocasionan gastos insoportables a los sistemas de salud y que podrían solucionarse fácilmente con unas campañas de información a la población, sobre la manera de llevar una vida saludable.

Todos sabemos de la fuerza que ejerce la televisión en las personas cuando emite mensajes en algún sentido de manera periódica y repetitiva. Hoy también influyen mucho las redes sociales, y sería necesario que las autoridades sanitarias tomaran cartas en el asunto que empieza  a ser muy preocupante.

¿A quién no le interesa que se hagan estas campañas de estilo de vida saludable?

La publicidad es cara, pero mucho más nos cuesta a todos las medicinas que tienen que tomar aquellas personas que sufren problemas debido a su mala nutrición y sedentarismo.

Por ejemplo, se debería divulgar que las bebidas refrescantes contienen ingentes cantidades de azúcar, que existen algunos alimentos con alto índice glucémico como las patatas, el pan, la pasta y el arroz blanco o descascarillado ( el que tomamos normalmente) y que al ingerir todo esto la glucosa (azúcar en sangre) tiene unas subidas tremendas en el organismo en poco tiempo. Que esos picos de azúcar producen un síndrome llamado “resistencia a la insulina” lo que motiva que el organismo la almacene en forma de grasa aumentando la obesidad.

Tampoco sabe casi nadie que no se deben mezclar al comer, proteínas con hidratos de carbono, por ejemplo, nunca se debería comer carne, huevos o pescado con patatas fritas o con pan o pasta, y que las proteínas deberían ingerirse siempre con verduras, lo que facilitaría su digestión, y evitaría los picos de glucosa.

Por no hablar de las drogas, el tabaco y el alcohol.En realidad, el tabaco y el alcohol también son drogas, y además duras, ya que “enganchan” más que las llamadas drogas ilegales y producen mucho más daño a la humanidad que éstas.

Tengamos cuidado con lo que tomamos y cómo lo hacemos, y por supuesto hagamos ejercicio, aunque sean andar. La combinación de comida basura, sedentarismo, tabaco y alcohol es la senda perfecta para una vida corta.

FELICIDAD DURADERA…¿ES POSIBLE?

FELICIDAD DURADERA…¿ES POSIBLE?

Todos y todas buscamos la felicidad. Trabajamos, luchamos, nos esforzamos en conseguirla, en perseguir nuestros sueños. A veces los alcanzamos pero…entonces apenas podemos ser felices por un tiempo. Las circunstancias cambian, la fortuna es esquiva y voluble, los amores se marchitan o la enfermedad y la muerte puede arrebatarnos a la persona amada y todo se derrumba a nuestro alrededor.

Las depresiones (antiguamente llamadas tristeza o melancolía) surgen cuando no conseguimos aquello que pretendemos que puede hacernos felices, y somos presa del desánimo, del hastío, de la languidez, del rendirse para siempre, del no hacer nada porque consideramos que ya es inútil toda lucha, todo esfuerzo. Y recurrimos a las pastillas, al Prozac, a ser zombis en vida, a las drogas , a evadirnos de la realidad que no nos gusta.

Los místicos han analizado, meditado el por qué podemos dejar de ser felices o incluso no serlo nunca, y han hallado una solución esperanzadora y sublime. Las conclusiones de sus experiencias son que si fundamentamos nuestra felicidad en cosas, personas, riquezas, poder…la vida puede arrebatarnos todo eso en un instante. Si pretendemos ser felices solamente alcanzando unas hipotéticas metas materiales, será una felicidad de espejismo, porque esas metas pueden desaparecer.

Incluso si pretendemos ser felices consiguiendo el amor de una persona y compartiendo la vida con ella, todo puede terminar, todo lo que hay en esta vida puede ser eliminado, perdido, y entonces se acaba la felicidad alcanzada y soñada y empieza el sufrimiento.

Pero hay una felicidad que nunca puede ser arrebatada porque su fundamento no puede morir, ni enfermar ni desaparecer por un cambio político o económico. Es la felicidad fundamentada en nuestro ser auténtico, en nuestro yo profundo que está ligado a la eternidad, a lo divino.

Busca, explora en tu interior, conócete a fondo, más allá de tu aspecto, de tu género, de tus circunstancias sociales y económicas. Tú eres una persona única y maravillosa dotada de entendimiento, voluntad y libre albedrío. Profundiza en ti y sentirás una alegría y una felicidad que nada te puede arrancar. Y hay algo maravilloso, y es que cuando te encuentras a ti mism@, cuando estás alinead@ con tu verdadero ser, todo conspira para que consigas tus sueños, porque la vida está a nuestra disposición, preparada para darte lo que quieres, pero no lo puede hacer si vives aferrado a tu personalidad social falsa, esa que te han impuesto desde que naciste, cultura, creencias, actitudes, ideas.

Sacúdete el polvo de tu ser, búscate dentro de ti y todo lo demás se te dará por añadidura. No es solo misticismo, la ciencia ha corroborado que somos creadores de nuestra realidad en el nivel de las partículas subatómicas.

¿Quieres ser feliz para siempre? Busca tu verdadera esencia.

¡¡¡CUIDADO CON LOS MÓVILES Y EL WI-FI!!!

¡¡¡CUIDADO CON LOS MÓVILES Y EL WI-FI!!!

La Organización Mundial de la Salud ha  confirmado que las radiaciones electromagnéticas son potencialmente peligrosas para la salud, pudiendo ser causa de aumento de estrés y de la formación de tumores.

Ya hace tiempo que se sabe del peligro de vivir cerca de los tendidos de cables de alta tensión, los cuales forman un campo electromagnético en su entorno. Yo no viviría en una casa sobre la que pasarán estos enormes cables.

Tampoco recomiendo a nadie vivir al lado de un transformador industrial de corriente. Pero vamos al caso que nos atañe , el teléfono móvil y el omnipresente wi-fi.

Los móviles, llamados también celulares, emiten y reciben una fuerte radiación electromagnética. Se conoce el caso de un adolescente que dormía con el teléfono debajo de la almohada. A los seis meses desarrolló “Alzheimer”, una enfermedad que suele  declararse habitualmente en personas mayores de 60 años.

Tengamos la precaución de alejar el móvil de nuestra cama cuando vayamos a dormir. Si queremos tenerlo en el dormitorios, procurad colocarlo lo más lejos de la cabecera de la cama. Por otro lado, si mantenéis una conversación que va a durar varios minutos, (más de tres o cuatro) usad los auriculares para no estar todo el tiempo con el móvil pegado a la cabeza. Lo mismo os recomiendo si lo usáis mucho, procurad realizar la mayor parte de las llamadas con los auriculares.

Si lo utilizáis dentro de un automóvil, tened en cuenta que la carrocería es metálica y produce un efecto de “jaula de Faraday” por el cual las microondas son más intensas, asi es que os aconsejo que uséis un manos libres (siempre si estáis conduciendo) incluso si tenéis detenido el coche o no habéis iniciado la marcha.

Respecto al wi-fi, os recomiendo que lo desconectéis cuando no estáis usándolo, sobre todo cuando vayáis a dormir. Se ha descubierto que tenemos en las células del cerebro un mineral llamado Magnetita, el cual es susceptible sensibilizarse con los campos electromagnéticos. Cuando estamos muchas horas bajo la influencia de radiaciones wi-fi intensas, las células acusan el efecto mediante este mineral, y envían una señal al hipotálamo que interpreta que estamos bajo estrés, lo que hace que el organismo se prepare para la lucha, segregando cortisol y alertando al sistema nervioso.

Muchas personas sufren problemas de sueño precisamente por el wi-fi. Tener el organismo permanentemente en estado de estrés, perjudica seriamente la salud.

Ya lo sabéis. Tened precaución con el uso del móvil y del wi-fi. Las tecnologías nos ayuda a vivir mejor, pero hay que conocer sus peligros, y evitarlos en lo posible.

Os preguntareis ¿por qué las autoridades sanitarias no alertan de todo ésto? La respuesta es fácil, hay demasiados y muy importantes intereses económicos en juego.

ANOREXIA, LA AMENAZA EN LA SOMBRA

ANOREXIA, LA AMENAZA EN LA SOMBRA

Anorexia, una palabra que hasta hace pocos años era desconocida, y que ahora representa una formidable amenaza para muchas chicas jóvenes, que de caer en sus garras podría llevarlas a la muerte por inanición. En los chicos se puede producir en mucha menor incidencia, un 15% frente a un 85% en las chicas.

Pero ¿qué es en realidad la anorexia? Se trata de un trastorno emocional mediante el cual, la persona se percibe a sí misma muy gorda, obesa, y quiere adelgazar a toda costa dejando de comer. El problema es que aunque estén esqueléticas y a punto de morir, siguen pensando que están demasiado gordas. Es tan grave que si no se interviene a tiempo, puede terminar en la muerte.

Se ha debatido mucho sobre el origen y desencadenante de este trastorno, que suele producirse principalmente en chicas pre y adolescentes. Los estudios y experiencias muestran que estas personas que caen en la anorexia suelen ser muy proteccionistas, exigentes consigo mismas, y con falta de cariño familiar, muchas veces con padres que esperan mucho de ellas y con un círculo social de amigas y amigos que critican duramente a las personas obesas.

También puede producirse en chicas que no tienen demasiado éxito en sus estudios o no son muy agraciadas físicamente, o han tenido un desengaño amoroso por estar un poco más gruesas del estándar social marcado por las modelos y actrices famosas. Adelgazar es para ellas un logro que demuestra a todos que pueden conseguir lo que se proponen. Es sentida cada pérdida de peso como un “triunfo” personal que les proporciona la satisfacción que no tienen por otras vías.

Vivimos en la era de la imagen, y la televisión, el cine y las revistas están llenas de modelos femeninas delgadas, muchas veces con retoques sobre la fotografía y grandes maquillajes para hacerlas más perfectas. Estas modelos se convierten en una referencia “sagrada” inalcanzable para este tipo de chicas que sueña con llamar la atención, pues en realidad lo que buscan es precisamente eso, que su familia y sus amig@s las tengan en cuenta.

Somo seres extremadamente sociales y necesitamos del contacto visual, físico y afectivo, necesitamos caricias, miradas y reconocimiento por parte de nuestros padres, familiares y círculo social amplio, amistades, en el trabajo, en los estudios, etc.

Los síntomas de la anorexia son una pérdida de peso progresiva inexplicable, porque parece que comen con normalidad, pero después de ingerir la comida se van al baño y mediante toques con los dedos en el fondo de la boca se provocan el vómito. Por eso es importante no dejarlas solas hasta dos horas después de haber comido. Otra señal de que están provocándose el vómito son erosiones en los dedos y manchas en los dientes producidas por los ácidos estomacales al salir con la comida a medio digerir.

El tratamiento ha de ser multidisciplinar, mediante psiquiatra, psicólogo y médicos, y puede llegar a ser necesario internarlas en estrecha vigilancia cuando la falta de nutrición empieza a poner su vida en peligro.

Si tenéis hijas en edad conflictiva (pre o adolescencia) comprobad el peso, y que no van al baño después de comer a vomitar. Hablad con ellas, demostradles cariño, amor, que son importantes para sus madres y padres, que las amáis por encima de su aspecto físico o de sus notas. Esa es la mejor prevención, el amor.