¿POR QUÉ NOS GUSTA HACERNOS LA VÍCTIMAS?

¿POR QUÉ NOS GUSTA HACERNOS LA VÍCTIMAS?

Muchas personas prefieren en la vida “hacerse las víctimas” a la menor ocasión de parecerlo porque este papel tiene sus ventajas. Te vuelves el centro de atención y todo el mundo se compadece de ti, incluso tú mismo. Además podemos culpar a las circunstancias  de la vida o a otras personas de nuestros problemas, defendiendo así nuestra autoestima.

Sin embargo, no nos damos cuenta de que hacernos la víctima es totalmente perjudicial para nuestra vida, pues todo lo negativo que nos ocurre volverá a repetirse indefinidamente. Somos realmente auténticos “creadores” de nuestra realidad, y si pensamos que la vida es injusta, dura, difícil de vivir y llena de dificultades, eso es lo que vamos a tener.

Somo responsables de nuestra realidad, de lo que nos suele acontecer, y si vemos la vida con optimismo, positividad y seguridad, no nos quepa duda de que así va a acontecer.

La psicología y la física cuántica lo afirman. Las personas con seguridad y optimismo se fijan más en las oportunidades, se aperciben antes y mejor de las señales que indican una mejora posible en sus vidas, mientras que las personas negativas, tendentes a la depresión, amargadas y tristes, no solo no “ven” las oportunidades, sino que además, si las perciben, piensan que no son suficientemente buenos o adecuados para optar a ellas o que van a ser rechazados de antemano.

Al margen de ello, está demostrado que cuando una persona fluye con la vida, acepta los cambios y está en paz con el mundo y consigo mismo, ve realizado sus sueños tarde o temprano, es cuestión de desearlos con fuerza y esperar con confianza.

Lo he comprobado personalmente en varias ocasiones, la vida quier proporcionarte aquello que tú deseas para tu felicidad, pero tiene que coordinar multitud de circunstancias y sueños de otras personas para llegar a conseguirlo.

No seas “víctima” de nada. Mas bien procura ser “superviviente”, “resiliente” (resiliencia es la capacidad de hacerse más fuerte ante o debido a las adversidades de la vida) y todo mejorará, tanto social como económicamente. Márcate un objetivo, piensa en él, deséalo con todas tus fuerzas y relájate, deja que la vida empiece a mover sus engranajes y te dé lo que ansías. Pero no perjudiques a otros, no “trepes” por encima de los demás, mantente sereno, humilde pero firme en tus derechos y dignidad, busca la paz en tu interior y en el exterior y todo llegará. No lo dudes.

 

Anuncios

FELICIDAD DURADERA…¿ES POSIBLE?

FELICIDAD DURADERA…¿ES POSIBLE?

Todos y todas buscamos la felicidad. Trabajamos, luchamos, nos esforzamos en conseguirla, en perseguir nuestros sueños. A veces los alcanzamos pero…entonces apenas podemos ser felices por un tiempo. Las circunstancias cambian, la fortuna es esquiva y voluble, los amores se marchitan o la enfermedad y la muerte puede arrebatarnos a la persona amada y todo se derrumba a nuestro alrededor.

Las depresiones (antiguamente llamadas tristeza o melancolía) surgen cuando no conseguimos aquello que pretendemos que puede hacernos felices, y somos presa del desánimo, del hastío, de la languidez, del rendirse para siempre, del no hacer nada porque consideramos que ya es inútil toda lucha, todo esfuerzo. Y recurrimos a las pastillas, al Prozac, a ser zombis en vida, a las drogas , a evadirnos de la realidad que no nos gusta.

Los místicos han analizado, meditado el por qué podemos dejar de ser felices o incluso no serlo nunca, y han hallado una solución esperanzadora y sublime. Las conclusiones de sus experiencias son que si fundamentamos nuestra felicidad en cosas, personas, riquezas, poder…la vida puede arrebatarnos todo eso en un instante. Si pretendemos ser felices solamente alcanzando unas hipotéticas metas materiales, será una felicidad de espejismo, porque esas metas pueden desaparecer.

Incluso si pretendemos ser felices consiguiendo el amor de una persona y compartiendo la vida con ella, todo puede terminar, todo lo que hay en esta vida puede ser eliminado, perdido, y entonces se acaba la felicidad alcanzada y soñada y empieza el sufrimiento.

Pero hay una felicidad que nunca puede ser arrebatada porque su fundamento no puede morir, ni enfermar ni desaparecer por un cambio político o económico. Es la felicidad fundamentada en nuestro ser auténtico, en nuestro yo profundo que está ligado a la eternidad, a lo divino.

Busca, explora en tu interior, conócete a fondo, más allá de tu aspecto, de tu género, de tus circunstancias sociales y económicas. Tú eres una persona única y maravillosa dotada de entendimiento, voluntad y libre albedrío. Profundiza en ti y sentirás una alegría y una felicidad que nada te puede arrancar. Y hay algo maravilloso, y es que cuando te encuentras a ti mism@, cuando estás alinead@ con tu verdadero ser, todo conspira para que consigas tus sueños, porque la vida está a nuestra disposición, preparada para darte lo que quieres, pero no lo puede hacer si vives aferrado a tu personalidad social falsa, esa que te han impuesto desde que naciste, cultura, creencias, actitudes, ideas.

Sacúdete el polvo de tu ser, búscate dentro de ti y todo lo demás se te dará por añadidura. No es solo misticismo, la ciencia ha corroborado que somos creadores de nuestra realidad en el nivel de las partículas subatómicas.

¿Quieres ser feliz para siempre? Busca tu verdadera esencia.

¿CONOCES EL NUEVO PARADIGMA DE LA FÍSICA? ¡TE INTERESA SABERLO!

¿CONOCES EL NUEVO PARADIGMA DE LA FÍSICA?  ¡TE INTERESA SABERLO!

Aunque a primera vista pueda parecerte pesada o incomprensible, en realidad la Física te afecta más de lo que tú crees, y no es tan difícil saber acerca de ella, al menos a grandes rasgos. Pero conocer este nuevo paradigma te hará ver el mundo de otra manera y te sentirás más importante de lo que pudieras creer.

Con Newton, Descartes y Darwin, nació el materialismo mecánico, ese paradigma que dice que todo lo que existe en el Universo se regula y mueve por leyes fisicas inmutables, a modo de mecanismo de relojería. La materia se compone (según este paradigma) de una especie de “bolitas” llamadas átomos que a su vez se descomponen en otras bolitas más pequeñas llamadas protones, neutrones y electrones que se rigen por leyes también mecánicas.

En distancias y tamaños relativamente grandes, desde los virus a los planetas y estrellas, parece que realmente todo es así, y pueden predecirse los movimientos de los planetas siguiendo estas leyes físicas.

Pero… a finales del siglo XIX y primeros del XX, nació un nuevo paradigma tan distinto, que más bien parece la obra de un loco: la Física Cuántica. Mentes como Einstein, Niels Bohr, Heisenberg, Schorinderg y Max Plank revolucionaron la física con sus postulados y descubrimientos.

Resumiendo, constataron que el Universo no es material, la materia no es sólida como parece; en última instancia no es como la vemos. La materia que percibimos como sólida se compone de pura ENERGÍA. Einstein dijo que en realidad solo existe la energía; la materia es una condensación de energía. Y resulta que en este nuevo paradigma de la Física, nosotros los humanos, tenemos mucho que ver, pues esta energía está condicionada por NUESTRA CONCIENCIA.

El Universo es una especie de HOLOGRAMA en donde cada parte del mismo contiene toda la información del conjunto,  y donde la voluntad y conciencia humana tiene una gran influencia sobre las partículas subatómicas. Partículas que en realidad no son tales, sino vibraciones en un rango determinado de frecuencia. TODO ES VIBRACIÓN.

El Universo es como un gran organismo vivo interconectado donde la conciencia humana es su componente más importante. Los científicos han corroborado que el observador modifica con su conciencia el resultado de lo observado.

Esto quiere decir que en determinadas circunstancias, podemos influir en el medio físico que nos rodea e incluso en nuestro propio organismo, como ya ha comprobado la EPIGENÉTICA. En pocos años, la nueva ciencia va a corroborar la existencia del mundo espiritual y la vida después de la muerte. Seguiremos informando de esta revolución en ciernes.