¿EXISTE “VIDA” MÁS ALLÁ DE LA VIDA? 6º

¿EXISTE “VIDA” MÁS ALLÁ DE LA VIDA? 6º

Hola a tod@s: Después de un breve periodo de tiempo en el que no he podido acceder a este blog por estar muy ocupado cambiando de domicilio, con todo lo que ello conlleva (mudanza incluida) y una vez más o menos instalado, retomo estas líneas para concluir con la serie dedicada  a la posible existencia de “vida” más allá de la vida que conocemos tod@s, ésta que vivimos cotidianamente y sobre la que, a la vista de las cosas que ocurren en el mundo, muchas veces nos preguntamos para qué sirve, pues parece absurda, nacer, crecer, reproducirse y morir.

El secreto de la vida es muy sencillo; estamos aquí para evolucionar hacia una conciencia de mayor nivel espiritual, y esa evolución puede necesitar no una, sino muchas vidas, ya que el sistema social, político , económico y religioso imperante, lucha para que no avancemos en esa dirección.

Y os preguntaréis…¿por qué los poderes imperantes no quieren que ascendamos en el nivel espiritual de conciencia? Al menos las religiones parece que así lo predican, o al menos eso sería su misión. Pero…¿realmente lo hacen?

En primer lugar veamos qué es la conciencia. Muchas personas hemos oído hablar de esa “cosa” que nos avisa cuando estamos intentando o haciendo algo que no deberíamos. Los psicólogos dirían que se debe a actitudes impresas en nuestra mente desde niños por la cultura dominante en la que hemos nacido y vivido, sobre todo por nuestros padres, madres, familiares cercanos, maestros y personajes de referencia.

Pero la realidad es que es “algo más” pues toda persona tiene innato un sentido de la justicia casi desde que nace. ¿De dónde le viene? No es difícil  encontrar niñ@s de muy corta edad que protestan cuando se les castiga indebidamente o encuentran que se favorece más a un hermano.

La mayoría de la gente tiene un nivel de conciencia media, ama a sus familiares, a sus amig@s, principalmente a aquellos que le prestan atención y son abiertamente favorables y tolerantes. Aman la diversión y un buen desarrollo laboral, cumplen la mayoría de las leyes, unas veces por convicción y otras por miedo al castigo. Responden al bien con bien y al mal con rencor, odio y deseos de venganza.

Creen en el poder del dinero, en que todo mejoraría en sus vidas si dispusieran de mayor cantidad. Aman a sus hijos, y a sus parejas si son fieles y se comportan más o menos como les gusta que lo hagan. Suelen ser buen@s vecin@s, y suelen tener más o menos acendradas las creencias religiosas inculcadas por sus mayores y referentes sociales.

Parece todo normal. Entonces…¿ Cuál es la conciencia de un nivel superior? ¿ En qué consiste realmente la espiritualidad? Veamos primero en qué consiste la conciencia más evolucionada de lo normal.

Son personas que además de tener un sentido muy desarrollado de la justicia, observan la vida desde una perspectiva superior al resto de los mortales. Comprenden que la actitud y comportamiento de los demás se debe a patrones psicológicos implantados desde niños en sus mentes, y que la mayoría de las veces se mueven casi automáticamente, sin reflexionar. Por ello son más comprensivos y tolerantes, no sienten odio ni rencor hacia las personas que les hacen daño o lo pretenden, ayudan a quienes les piden socorro sin importarles si antes estas mismas personas les han causado algún perjuicio. No tienen como meta el dinero ni el consumismo, ni acumular propiedades, sino ser felices. No tienen envidia ni odios por nada ni nadie. Son amorosos, dulces y agradables, pero saben defender sus libertades y su dignidad aunque siempre sin violencia.

En pareja, son comprensiv@s, destierran los celos de su relación y se respetan la libertad mutuamente. Si hay una ruptura es porque la “chispa” se ha terminado, pero siguen amándose como seres humanos y deseándose lo mejor. Pueden conservar una relación de amistad profunda y enriquecedora. Si lo desean disfrutan su sexualidad plenamente sin sentimientos de culpabilidad, siempre mutuamente consentida y aceptada. Comprenden que el “ego” (ese constructo artificial) está separado de la conciencia y que deben dejarse guiar más por los impulsos del corazón que por los cálculos y razonamientos de la mente.

A los ojos de los demás, los que tienen la conciencia media, son personas un poco “raras” porque no siguen los mismos patrones sociales que la mayoría.

En el próximo blog, hablaremos de una conciencia todavía superior por alcanzar y de las implicaciones sociales que conlleva.

¡SENSACIONAL DESCUBRIMIENTO ! ¡EL CEREBRO ESTÁ VACÍO DE INFORMACIÓN!

¡SENSACIONAL DESCUBRIMIENTO ! ¡EL CEREBRO ESTÁ VACÍO DE INFORMACIÓN!

Es algo sensacional que va a cambiar el concepto que tenemos del cerebro y de la mente, e incluso puede cambiar el concepto materialista del mundo, aunque es posible que se oculte esta información por los poderes del mundo para que continuemos viviendo en esta vida materialista de consumismo y deuda.

En California, en el Instituto Americano de Investigación del Comportamiento y Tecnología, el psicólogo Robert Epsten ha concluido, después de múltiples estudios científicos realizados, que la memoria y la información que utilizamos en nuestra vida, no está en el cerebro como se creía hasta ahora.

Las conclusiones a las que han llegado los científicos americanos es que el cerebro no almacena la información, sino que es un mero transmisor-receptor, es decir, semejante a una emisora de televisión que también puede recibir la propia señal que emite cuando lo necesita.

Pero…¿dónde lo almacena? Cuando estudiamos, o vivimos experiencias o conocemos personas, todo ello lo almacenamos en nuestra memoria y de ella nos valemos para interacuar con el mundo que nos rodea, para vivir. Los recuerdos y la información que almacenamos son cruciales para una existencia normal. Pensemos en lo que ocurre con una persona enferma de Alzheimer la cual pierde la memoria, no reconoce ni a sus propios hijos, incluso pueden llegar a olvidarse de comer, hablar, andar.

Según los psicólogos que han llevado a cabo esos experimenos, la memoria no se sitúa en lugar alguno del cerebro, sino que la “enviamos” a una “nube” llamada Campo Punto cero, un campo de energía pura que vibra subyacente a todo lo que existe en este universo. Podemos usar el simil de la “nube” de Internet que se usa para almacenar archivos. Cuando los necesitamos solo tenemos que usar la clave para acceder. Pues lo mismo ocurre con el cerebro humano. Cuando necesitamos recordar algo, simplemente el cerebro “sintoniza” con el Campo Punto Cero y recupera la información inmediatamente porque usa una frecuencia única que el Campo reconoce.

La enfermedad de Alzheimer consiste en que las marañas amieloides que inundan el cerebro, obtruyen esa conexión y por lo tanto no se puede recuperar la memoria del Campo. Este descubrimiento explica también porqué a veces tenemos recuerdos inusuales o inspiraciones momentáneas. Los artistas,científicos y místicos hablan de “momentos de inspiración” en los cuales tienen acceso a informaciones o visiones o emociones que en otras ocasiones, y a pesar de sus esfuerzos no lo han conseguido. Y es este esfuerzo por recordar lo que bloquea el acceso que suelen recuperar cuando están relajados.

Los psicólogs explican que toda la información que han tenido todas las personas que han vivido en este Universo, está en el Campo Punto Cero y que a veces se puede conectar con informaciones almacenadas que no son nuestras. Es decir, que toda la memoria de todos los seres que viven o han vivido en el Universo está en el Campo, y de una manera u otra, podemos utilizarla si nuestro transmisor-receptor, el cerebro, reune las condiciones necesarias para conectar.

En el próximo artículo expondré los experimentos gracias a los cuales se ha llegado a estas conclusiones extraordinarias.

 

¿EXISTE “VIDA” MÁS ALLÁ DE LA VIDA? 4º

¿EXISTE “VIDA” MÁS ALLÁ DE LA VIDA? 4º

Hoy os voy a contar una experiencia que ha vivido y contado una persona que ha experimentado ECM (experiencia cercanas a la muerte)

El doctor M.A.Pertierra, médico español ha escrito un libro titulado “La Última Puerta” de Editorial Oberón, en el cual cuenta sus investigaciones sobre las ECM que han vivido muchos de sus pacientes. Un caso en concreto es muy especial por sus implicaciones en la posibilidad de que los seres humano podamos “salir” de nuestro cuerpo y permanecer conscientes, incluso con unas facultades increibles.

Uno de sus pacientes estaba jugando al tenis con los amigos, de pronto sintió un fuerte dolor de cabeza y cayó al suelo. Sus compañeros lo trasladaron al hospital donde le diagnosticaron un derrame en las aracnoides, que son unas membranas que rodean el cerebro. Mientras estaba en la cama, con monitores cardiacos conectados, sufrió una parada cadiorespiratoria y saltó la alarma.

Los sanitarios acudieron corriendo y procedieron a darle masaje cardiaco y respiración artificial, incluso le aplicaron desfibrilador. Afortunadamente su corazón volvió a latir a los pocos minutos y se recuperó. Cuando el Dr. Pertierra lo visitó en una consulta posterior, el paciente le contó su experiencia, algo extraordinario:

“Sentí un fuerte dolor y oí un ruído. Inmediatamente me vi flotando sobre la cama. Observaba mi cuerpo y cómo los sanitarios trataban de resucitarme. Yo estaba bien, tranquilo, aunque extrañado de estar flotando cerca del techo. De repente me sentí arrastrado por una fuerza y me vi en mi casa. Observé como mi esposa atendía el teléfono cuando mis amigos le dieron la noticia de mi problema. Mi mujer gritó asustada y mi hijo pequeño salió corriendo por el pasillo, tropezó y cayó al suelo golpeándose la cabeza con un juguete. Otra vez la fuerza tiró de mí y me encontré de repente metido en mi cuerpo. Cuando abrí los ojos, los sanitarios sonrieron y se relajaron. Yo entonces pregunté cómo estaba mi hijo. Ellos se extrañaron de mi pregunta y yo les dije que había visto como se golpeaba. No me creyeron, pero cuando vino mi esposa a verme y le hice la misma pregunta me miró asombrada y me preguntó cómo lo sabía. Afortunadamente el niño estaba bien, solo había sido un susto”.

En esta experiencia de ECM concurren varios factores que se repiten en muchas personas que las tienen. 1) Se les para el corazón y “salen” de su cuerpo como si éste fuera un traje. 2) Se sienten “flotar” sobre la cama y se ven a sí mismos y a los doctores, saben lo que les hacen pero no sienten dolor ni miedo. 3) Pueden “viajar” casi de inmediato a lugares donde están sus seres queridos y ver lo que hacen y lo que les ocurre. 4) Vuelven a su cuerpo cuando el corazón funciona de nuevo.

Todo ello significa: A) Que en realidad estamos dentro de un cuerpo, pero no somos el cuerpo, sino que somos una conciencia que usa un “traje” como si fueramos astronautas para estar en este mundo. B) Que podemos salir de este traje y volar adonde queramos o adonde nos lleva una fuerza que sabe lo que necesitamos en ese momento.C) que volvemos al cuerpo cuando late de nuevo el corazón.

Pero… ¿dónde iríamos si el corazón no empezase a latir y muriéramos? Lo explicaré en el próximo artículo.

¿Hay “vida” después de la vida? 3

¿Hay “vida” después de la vida? 3

En el blog anterior mencioné el Instituto de Ciencias Noéticas. ¿Qué tiene que ver este Instituto con la posible existencia de “vida” más allá de la muerte? Bien, os lo explicaré.

En el viaje a la Luna del Apolo 14, el astronauta Edgard Mitchell fue el hombre que más tiempo caminó sobre nuestro satélite. Al regresar y aproximarse a la Tierra, experimentó lo que los psicólogos llamamos una “experiencia cumbre”. Según contó después, sintió como si todo el Universo, nuestro planeta y él mismo, formaran parte de un mismo todo y que algo o alguien, una inteligencia superior, una energía suprema y misteriosa lo rigiera y armonizara, entonces comprendió el por qué la existencia del Universo y de la vida, de forma instantánea como si se hubiera encendido una luz en su cabeza. Fue una tremenda experiencia mística que cambió totalmente su vida.

Cuando llegó a la Tierra se puso a trabajar en la fundación de un centro científico donde se estudiaran todos los fenónemos que pudieran estar relacionados con la conciencia humana. De esa idea salió en 1973 el IONS, siglas en inglés del Insituto de Ciencias Noéticas.

La palabra Noética proviene del griego y significa sabiduría o conocimiento interior e intuitivo. En el IONS se estudian con método científico las capacidades “ampliadas” de la mente humana y la conciencia tales como las premoniciones, la telequinesia, la curación, la telepatía, la visión remota, y la vida más allá de la muerte.

Es la primera institución seria que se dedica pot completo a explorar las capacidades de la mente y la conciencia humana, consiguiendo resultados espectaculares y asombrosos sobre lo que nuestra mente puede hacer. Por ejemplo, se ha comprobado que grupos de sanadores espirituales, llamados comunmente “curandderos”, rogando por un grupo de enfermos que permanecían ignorantes del hecho (para evitar el efecto placebo), conseguían que éstos mejoraran significativamente, mientras que otro grupo de personas con la misma enfermedad y estadio de gravedad, y recibiendo el mismo tratamiento, no mejoraban incluso algunos morían.

También han conseguido mediante personas con dotes especiales, contactar con gente ya fallecida, logrando recabar datos que nadie conocía, excepto los familiares más cercanos que han corroborado los informes.

Naturalmente, estos experimentos y sus resultados han de ser cuidadosamente realizados bajo un estricto control científico para que tengan credibilidad, ya que la comunidad científica mundial se muestra escèptica sobre estas materias debido al paradigma materialista que impera, pero que ya da muestras de resquebrajarse.

¿Qué implicaciones tendría que se supiera fehacientemente que hay vida después de la muerte? ¿Cómo afectaría a la sociedad que se averiguase que el “Más Allá” no es como las distintas religiones dicen? ¿Realmente les interesa a los poderes del mundo que lo sepamos?

En el próximo blog hablaré sobre la EEC (Experiencias Extra – Corporeas)