OBESIDAD, UNA CUESTIÓN DE EMOCIONES INCONTROLADAS

OBESIDAD, UNA CUESTIÓN DE EMOCIONES INCONTROLADAS

Cada día, hay más personas obesas en el mundo. Sobre todo en los países industrializados o el llamado “Primer Mundo”. Pero donde está siendo ya una auténtica epidemia de proporciones alarmantes, es en Estados Unidos, precisamente la nación que tienen el mayor PIB (producto interior bruto) Unos 18,5 billones de dólares USA (18,5 millones de millones) El PIB es la suma del valor de todos los productos, propiedades, transacciones comerciales, servicios y valores que forman parte de la economía viva de un país.

Se podría pensar que estar “gordo” u obeso debería ser saludable y una imagen de poder y riqueza, ya que demostraría que esa persona está bien alimentada porque tiene los recursos necesarios para ello. Es lo que se pensaba hace unos 100 años, aunque entonces no se llegaba a los estados de gran obesidad mórbida como se ven ahora por las calles estadounidenses. Nuestros abuelos y bisabuelas estaban ligeramente “gruesos” gorditos, y se les suponía seres felices y saludables. Por otro lado, la delgadez se asociaba con la poca salud, la pobreza o las preocupaciones. La enorme incidencia por entonces de la tuberculosis en la población general, se cebaba con mayor encono en las familias de bajo nivel económico, que se alimentaban mal y vivían en entornos insalubres de viviendas con poca luz, alta humedad y poca defensa contra el frío; y a todo este escenario solía añadirse largas jornadas de agotador trabajo necesario para subsistir.

Pero en estos tiempos parece que todo ha cambiado. Ahora, las mayores obesidades mórbidas y casi monstruosas, de personas jóvenes que apenas pueden moverse y que pueden llegar a pesar más de 300 kg., se producen entre las clases de nivel económico medio-bajo y bajo. Por el contrario, las clases más favorecidas por la fortuna, presentan poca incidencia de obesidad mórbida. Últimos estudios científicos llevados a cabo por prestigiosas universidades, certifican que los años de vida son más cortos (la gente muere más joven) entre la población de menos recursos económicos que entre los ricos.

Y no es que haya hambre en los Estados Unidos, sino que precisamente los alimentos que mayor incidencia tienen en la obesidad, son los más baratos y al alcance de la población con menos recursos. La harina refinada de trigo, el azúcar, el arroz descascarillado, los refrescos, los helados, la leche, las patatas fritas, las grasas animales y vegetales refinadas y saturadas, e incluso las hidrogenadas, y todo lo que se puede cocinar con ellos.

Sin embargo los alimentos más saludables y que evitan la obesidad como las verduras, la carne de calidad, el pescado, las grasas vegetales de primera presión en frío insaturadas, las frutas y las legumbres, son muy caras.

Por otra parte, las industrias alimentarias con su enorme poder económico, bombardean constantemente las mentes de los consumidores con su publicidad de los productos elaborados y procesados industrialmente para aumentar sus ventas. En general, estos productos de alimentación de fuerte consumo llevan en su composición azúcar y harinas refinadas de trigo.

Por todas partes proliferan restaurantes de comida “rápida” también llamada “basura” compuesta por hamburguesas de carne picada con alto porcentaje de grasa animal, pan de harina refinada y patatas fritas en grasas enormemente insanas. También abundan las Pizzerías, cuya base es principalmente, como no, las harinas refinadas de trigo, y de postre todos recomiendan en sus cartas, helados o tartas, llenos de azúcar, leche y más grasas saturadas, y añadido, como remate, todo ello acompañado de refrescos (colas, naranja, limón, etc) llenos de azúcar. Toda una bomba de calorías y de alimentos con AIG (alto índice glucémico) que saturan el organismo de glucosa, el cual no sabe qué hacer con tal aumento y lo transforma en grasa que almacena en nuestros tejidos adiposos.

Se ha descubierto, que el azúcar es adictivo, incluso más que la cocaína, y ya en las más avanzadas universidades, aun con la oposición de las grandes empresas alimentarias, la han calificado como una sustancia adictiva, tanto como las drogas más conocidas.

Por otro lado, las personas que se abandonan a comer compulsivamente grandes cantidades de patatas fritas, bollería industrial, pastas y dulces, lo hacen porque tienen la necesidad de “llenar” sus carencias emocionales y problemas sentimentales. La ansiedad que les originan sus emociones negativas, la calman con la comida de alimentos fuertemente energéticos ricos en azúcares, es decir hidratos de carbono con AIG. Estos productos, cuando llegan al estómago e intestino, se convierten rápidamente en glucosa (un tipo de azúcar necesario para alimentar nuestras células de energía) tan rápidamente que proporcionan un estado de bienestar parecido al de las drogas neurodepresoras, generando que el cerebro libere endorfinas, la hormona de la felicidad.

Pero estos alimentos tan baratos y con tantas calorías tienen dos efectos negativos que minan nuestra salud, por un lado hacen trabajar de manera brutal a nuestro páncreas, la glándula que produce insulina, hormona necesaria para que la glucosa entre en las células, y por otro lado, mata nuestra microbiota, las bacterias simbióticas “buenas” que tenemos en el intestino y que son imprescindibles para la salud.

Y no acaban aquí los perjuicios de consumir la comida rápida en abundancia. Se ha comprobado mediante estudios científicos, que alimentarse a menudo con este tipo de comida y tener obesidad, puede acarrear enfermedades, como problemas cardiocirculatorios, diabetes y cáncer.

Piénsatelo mucho antes de basar tu alimentación en hamburguesas, patatas fritas, helados, tartas, pastas, dulces, pizzas y refrescos. No solo está en juego tu figura, sino también tu salud y tu vida.

Anuncios

¿CÓMO ES O DEBERÍA SER DIOS SI EXISTE? (Parte 1ª)

¿CÓMO ES O DEBERÍA SER DIOS SI EXISTE? (Parte 1ª)

En pasados artículos, he comentado la extraña y maravillosa aparición de la molécula del ADN en nuestro querido planeta Tierra. Ha sido gracias a esta complicada estructura molecular, que (y está de acuerdo la Ciencia) debido a su particularidad de que puede dividirse en dos, replicándose a sí misma, y produciendo mutaciones, que los científicos llaman aleatorias, pero que podrían estar programadas, la vida ha conseguido evolucionar desde los seres unicelulares hasta el ser humano actual.

Los “creacionistas” afirman, siguiendo las enseñanzas de la Biblia, que un Ser Superior al que llaman Dios, por su propia voluntad, creó de la nada el universo, la Tierra, y sobre ella, las plantas, los animales y finalmente la especie humana, en una primera pareja.

La Ciencia duda de esta historia, aduciendo que el registro paleontológico y arqueológico muestra  una constante evolución y cambio en los seres vivos que han poblado este planeta. Evolución perfectamente contrastada mediante los registros fósiles encontrados por todas partes y que nos muestran una “historia” del desarrollo vital hasta nuestros días. No obstante existen lagunas, como el paso de unas especies a otras. Los registros muestran cómo desaparecen en un estrato rocoso y de repente aparecen nuevas en otro más tardío.

Por último, los “creacionistas” han ido adaptando su fe a los nuevos descubrimientos científicos, apoderándose de un concepto nuevo traído por la informática: la “programación”.

Hoy sabemos que un programa informático puede desarrollarse a lo largo del tiempo, de forma que vayan apareciendo nuevos eventos en una computadora. Pero naturalmente, necesita de un programador.

Pues bien, los nuevos creacionistas, valiéndose de la propia Ciencia, postulan que de la “nada”, Dios hizo aparecer el Universo, con una programación definida: desarrollarse a lo largo de los miles de millones de años para llegar a su culminación con el nacimiento del ser humano autorreflexivo sobre el planeta Tierra.

Por otro lado, la Ciencia no se explica cómo entre miles de millones de probabilidades, se formó el ADN. Lo remiten a la “casualidad” por otra parte totalmente imposible.

Durante siglos, y desde que el ser humano tiene autoconciencia, ha tratado de explicar el fenómeno del nacimiento y la muerte. Las religiones y la Filosofía han querido paliar esa tremenda incógnita mediante explicaciones al respecto.

Las religiones se remiten a unos seres superiores (los dioses) y más cercanamente a un solo Dios, desde que apareció el monoteismo. Pero…¿tienen razón las religiones?

El primer monoteista conocido fue el faraón egipcio Akhenatón, que vivió hace unos 3.400 años. Posteriormente y aunque no se conoce la fecha exacta por tratarse de personajes semi-míticos, una tribu de nómadas llamados “hebreos” comenzaron a destacar a un dios sobre los demás, al que llamaron en un principio “el dios de nuestros padres”

Pero no fue hasta que Moisés (según la Biblia) pactó directamente con este Ser, que dijo llamarse de una forma misteriosa “Yo soy el que soy” que se escribe en letras hebreas YHWH (se escribía solo con mayúsculas) y que se ha traducido por Yahweh, que el pueblo hebreo conoció las intenciones y mandatos de este Dios que les entregó todo un código de normas de conducta. Naturalmente todo este relato  no tiene fundamento histórico contrastado, a pesar de todas las películas de Holliwood que lo presentan como algo verdaderamente ocurrido en el tiempo.

Estudiando este Dios bíblico a la luz de la psicología actual descubrimos varias cosas.

En primer lugar YHWH es considerado un Dios varón, no hay ni por asomo nada en Él femenino. Es más, el pacto mediante el cual reconocerá a su “pueblo” se realiza mediante la ablación del prepucio masculino, es decir, tiene que haber derramamiento de sangre y una marca en la carne. Este método nos retrotrae a los sacrificios de sangre que se hacían a los dioses de los pueblos de los alrededores.

Para “reconocer” a sus seguidores, YHWH tiene que recurrir a una marca indeleble como la que se hacía a los esclavos en muchas naciones de aquella época. Es como si no pudiera reconocer fácilmente a sus fieles sin esa marca o si el pacto no fuera válido sin la efusión de sangre que se produce al cortar el trozo de carne.

Por otro lado, es revelador que YHWH es un Dios hecho a la medida de aquel pueblo nómada y fuertemente patriarcal, donde la mujer se limitaba a ser madre, engendrar hijos preferentemente varones que cuidaran del ganado, y cuidar la casa.

Las mujeres eran reconocidas por YHWH solo por la unión que tenían con sus maridos, padres o hermanos, nunca por sí solas como hembras. Es más, en los diez mandamientos principales entregados (siempre según la Biblia a Moisés) se evidencia que van dirigidos a los varones, y en la única referencia a las mujeres que existe, se las compara con la casa o el asno, es decir con propiedades del hombre. Está claro que no podía esperarse otro tipo de Dios de un pueblo fuertemente patriarcal, que hoy traduciríamos por “machista extremo”.

Entre las muchas normas “dictadas” por YHWH que conforman la llamada “Ley Mosáica” figuran reglas estrictas del tratamiento que ha de darse a las mujeres cuando tienen la menstruación, yel  postparto. Se las trata de “impuras” y “contaminantes”, cuando ahora sabemos que son procesos totalmente naturales. Las prohibiciones llegaban al extremo de condenar a muerte a los que vulneraran alguna de estas normas, por ejemplo el mantener relaciones sexuales durante la menstruación.

Adecuadamente, YHWH no tiene esposa ni hijos, es un Dios único y solitario, aunque acompañado, eso sí, por una innumerable corte de seres angélicos,  también considerados masculinos (Miguel, Gabriel, etc)  En las mentes de los hebreos, y hoy de los judíos, que siguen creyendo en YHWH, no hay duda alguna de que se trata de un varón, es decir que pertenece al género masculino.

A pesar de toda esta carga de incongruencias, todavía existen millones de personas que creen en este Dios y en que creó el Universo y a la especie humana, por lo tanto, ya está todo explicado, así como la preponderancia y superioridad del hombre sobre la mujer.

Existen pruebas de que las tribus hebreas, que en un principio eran nómadas, fueron entrando poco a poco en territorio de Canaán, una franja de tierra pegada al Mediterráneo oriental y el río Jordán, más o menos lo que hoy es Israel, Palestina, Líbano y Gaza.

En aquellos tiempos, estas tierras estaban habitadas por pueblos de diversas procedencia, entre ellos, fenicios, filisteos, jebuseos, sirios, etc. Entre estos pueblos existían diversas creencias en dioses múltiples, aunque el principal y padre de todos ellos era uno llamado precisamente el PADRE, y cuyo nombre era “EL” Es casualidad que este nombre coincide con el artículo “el” castellano o el pronombre “él”, lo que da pie a confusiones al nombrar a este dios.

“EL”, se consideraba un patriarca ya retirado, que había dejado a sus hijos, especialmente a BAAL, el gobierno del mundo. Por si no lo sabiais Baal significa “el Señor” y era el más venerado de Canaán.

Es posible (muchos historiadores lo afirman) que los hebreos tomaran el modelo del dios “EL” para su propio Dios, y que luego conforme iban aumentando en número y teniendo ambiciones de constituirse en nación y en ocupantes y conquistadores de aquellas tierras, construyeran toda la mitología bíblica para tener un pasado glorioso y un mandato divino para legitimar su conquista de Canaán.

YHWH a lo largo de la Biblia, y hasta el advenimiento de Jesús, se muestra como un Dios colérico, vengativo, estricto y exigente, acorde con los déspotas y gobernantes que ocupaban por entonces los gobiernos de esa parte de la humanidad. Más bien parece un rey absoluto que exije adoración y pleitesía sin resquicios entre sus fieles, que no duda en infringir crueles castigos y justifica el genocidio y la masacre de mujeres y niños, e incluso a veces del ganado, cuando autoriza o manda conquistar ciudades “No dejéis a uno con vida” “Pasadlos a todos, (incluidos los niños y mujers) por la espada”

Tengamos en cuenta que aquellas acciones eran muy normales entre los pueblos en guerra de aquella época. YHWH o los que escribieron la Biblia, actúa como uno de ellos.

Este Dios, es en realidad el que sigue colmando las esperanzas de todos los creyentes Judíos, Cristianos y Musulmanes, aunque los cristianos han “desviado” su fe a la figura más humana de Jesucristo, el cual, según los Evangelios, hablaba de un Padre mucho más misericordioso que la Biblia hebrea.

Pero debemos hacer un ejercicio de razonamiento, y a la luz de la conciencia global de la humanidad actual, reflexionemos sobre cómo debería ser un Dios concordante con los avances sociales, al menos de los países occidentales democráticos.

Pero eso lo dejaremos para el próximo artículo. Hasta pronto

 

 

 

EL MISTERIO DEL CEREBRO HUMANO

EL MISTERIO DEL CEREBRO HUMANO

Cada día, los investigadotres se sorprenden cuando estudian el cerebro humano. Según la teoría de la evolución. los homínidos surgieron del tronco común de los primates hace millones de años. Se llaman hominidos porque ya caminaban erguidos por una modificación de los huesos de las caderas y de los pies.

Sin embargo su capacidad craneal era muy pequeña, es decir, su cerebro seguía teniendo poco volumen en relación con el cuerpo, por lo que todavía no eran realmente seres autoconscientes.

La secuencia de ejemplares de hominidos que han ido apareciendo, mostraba que a lo largo de los siglos, el volumen cerebral ha ido aumentando, de forma que se ha asociado el tamaño del encéfalo con la inteligencia. Y así parece haber ocurrido, ya que progresivamente, nuestros ancestros, que ya iban utilizando herramientas de piedra y hueso, presentaban cada vez una mayor encefalización.

Sin embargo, algo empezó a no cuadrar con esta teoría, cuando el hombre de Neardenthal, que se considera anterior y menos inteligente que el Homo Sapiens (nuestra especie) tenía unos 1900 centímetros cúbicos de capacidad craneal, mietras que el hombre moderno tiene unos 1800 c.c.

Lo cierto es que nuestra especie es la que ha logrado sobrevivir todos estos milenios (parace que surgimos hace unos 200.000 años en África, concretamente en Etiopía) mientrs que las demás especies, incluidos los neanderthales, se han extinguido.

Para complicar má aun las cosas, Albert Einstein, personaje al que se le supone uno de los más inteligentes del siglo XX, y posiblemente el mayor científico hasta ahora reconocido, tenía un cerebro comparativamente pequeño en relación con la media humana, hasta un 10% menos.

Pero no se detiene aquí la sorpresa. En el año 2007, tres médicos franceses, descubrieron al hacer un escaner al cerebro de un funcionario que llevaba ua vida normal, que apenas tenía masa cerebral. Su encéfalo se limitaba a una delaga capa gris y blanca que estaba pegada al hueso del craneo, ya que en su niñez había sufrido de hidrocefalia

La hidrocefalia es una enfermedad por la cual el líquido cefalorquídeo se acumula en el craneo en vez de ser drenado hacia el cuerpo, y va presionando la masa encefálica (el cerebro) pudiendo lleagar incluso a casi hacerlo desaparecer, aplastado contra las paredes del cráneo.

Sin embargo, aquella persona llevaba una vida completamente normal, casado y con hijos, y habiendo superado los exámenes para acceder al puesto de funcionario.

No fueron los primeros médicos en constatar semejante incoherencia fisiológica. Años antes, en la década delos 80 del siglo pasado, el profesor de Psiquiatría de la Universidad de Sheffield John Lorber, decidió hacer una resonancia magnética al craneo de un esudiante de matemáticas con 126 de C.I., es decir lo que se puede llamar “muy inteligente” (100 de C.I. es la media, o inteligencia normal)

El resultado fue asombroso, pues el estudiante “genio” ¡apenas tenía cerebro! Había sufrido también una hidrocefalia en la niñez y contaba con unos milímetros de materia cerebral adherida al cráneo, al igual casi que el funcionario francés, pero resultó ser mucho más inteligente. ¿Cómo era posible entonces con tan escaso cerebro, tener aquella inteligencia? ¿Dónde está en realidad nuestra capacidad de razonar?¿Por qué existñia esa diferencia en el C.I. cuando los restos del cerebro que tenían las dos personas eran casi iguales?

No son estos dos los únicos casos en los que la ciencia ha tenido que replantearse la pregunta, aunque también es cierto que muchas personas con cerebro reducido debido a hidrocefalia, muestran un deterioro cognitivo importante, incluso con porciones mayores de cerebro que los casos descritos. Como se ha podido comprobar, el tamaño del encéfalo no tiene nada que ver con la inteligencia final, dándose la paradoja de que a mayor tamaño en los hidrocefálicos esrudiados, menor C.I.

Por lo tanto, la incognita de por qué algunas personas casi sin encéfalo son muy inteligentes y otras con mayor porcentaje no lo son, sigue siendo un misterio. Incluso se han dado casos en los que el sujeto no tenía cerebelo, que parece que controla el equilibrio y el movimiento, y sin embargo desarrollaban una vida completamente normal.

Una moderna teoría postula que en realidad el cerebro está repartido por todo el cuerpo, y efectivamente, ya se han encontrado neuronas en el corazón, en el estómago y en el intestino, incluso se habla de que las bacterias probióticas de nuestro organismo, forman parte no solo del sistema inmunitario, sino también del cognitivo, por lo que es muy importante mantener en forma nuestro bioma (conjunto de bacterias probióticas)

Otra teroría también revolucionaria, mantiene que en realidad nuestro cerebro es solo un receptor, una especie de antena que capta información de un plano dimensional profundo subyacente al universo físico material que percibimos, llamado “Campo Punto cero”, del cual proceden todas las partículas subatómicas que conforman nuestro mundo. Sostiene que al igual que la “nube” de Internet, nuestro cerebro capta, mediante una frecuencia personal y única, la información de este campo, y que la memoria se almacena también en esta plano o dimensión profunda.

Ello explicaría por qué personas con lesiones graves en el cerebro después de accidentes u operaciones, siguen recordando, aunque se les haya extraído la zona cerebral donde se supone que se asienta la memoria.

En definitiva, el cerebro humano sigue siendo un misterio por descifrar, que cada día desbarata las tradicionales teorías y dogma científicos que asignan zonas específicas a cada función del organismo. Lo importante es mantenerse siempre activo metal y físicamente, aprendiendo cada día. Dejar de aprender es empezar a morir. Nunca es tarde para comenzar.

¿POR QUÉ NOS GUSTA HACERNOS LA VÍCTIMAS?

¿POR QUÉ NOS GUSTA HACERNOS LA VÍCTIMAS?

Muchas personas prefieren en la vida “hacerse las víctimas” a la menor ocasión de parecerlo porque este papel tiene sus ventajas. Te vuelves el centro de atención y todo el mundo se compadece de ti, incluso tú mismo. Además podemos culpar a las circunstancias  de la vida o a otras personas de nuestros problemas, defendiendo así nuestra autoestima.

Sin embargo, no nos damos cuenta de que hacernos la víctima es totalmente perjudicial para nuestra vida, pues todo lo negativo que nos ocurre volverá a repetirse indefinidamente. Somos realmente auténticos “creadores” de nuestra realidad, y si pensamos que la vida es injusta, dura, difícil de vivir y llena de dificultades, eso es lo que vamos a tener.

Somo responsables de nuestra realidad, de lo que nos suele acontecer, y si vemos la vida con optimismo, positividad y seguridad, no nos quepa duda de que así va a acontecer.

La psicología y la física cuántica lo afirman. Las personas con seguridad y optimismo se fijan más en las oportunidades, se aperciben antes y mejor de las señales que indican una mejora posible en sus vidas, mientras que las personas negativas, tendentes a la depresión, amargadas y tristes, no solo no “ven” las oportunidades, sino que además, si las perciben, piensan que no son suficientemente buenos o adecuados para optar a ellas o que van a ser rechazados de antemano.

Al margen de ello, está demostrado que cuando una persona fluye con la vida, acepta los cambios y está en paz con el mundo y consigo mismo, ve realizado sus sueños tarde o temprano, es cuestión de desearlos con fuerza y esperar con confianza.

Lo he comprobado personalmente en varias ocasiones, la vida quier proporcionarte aquello que tú deseas para tu felicidad, pero tiene que coordinar multitud de circunstancias y sueños de otras personas para llegar a conseguirlo.

No seas “víctima” de nada. Mas bien procura ser “superviviente”, “resiliente” (resiliencia es la capacidad de hacerse más fuerte ante o debido a las adversidades de la vida) y todo mejorará, tanto social como económicamente. Márcate un objetivo, piensa en él, deséalo con todas tus fuerzas y relájate, deja que la vida empiece a mover sus engranajes y te dé lo que ansías. Pero no perjudiques a otros, no “trepes” por encima de los demás, mantente sereno, humilde pero firme en tus derechos y dignidad, busca la paz en tu interior y en el exterior y todo llegará. No lo dudes.

 

NUESTRA RESPONSABILIDAD ANTE LA ENFERMEDAD ¿A VECES SOMO LOS PRINCIPALES CULPABLES DE ENFERMAR?

NUESTRA RESPONSABILIDAD ANTE LA ENFERMEDAD ¿A VECES SOMO LOS PRINCIPALES CULPABLES DE ENFERMAR?

Recientemente ha surgido esta escalofriante noticia, que ha pasado casi desapercibida en los grandes medios. Un estudios de la OMS (Organización Mundial de la Salud) señala que tenemos un 60% de probabilidades de morir por una enfermedad asociada al estilo de vida, es decir, con lo que comemos, bebemos, actividad física, emociones, tabaquismo y drogas.

De esta información se deriva que en las principales causas de muerte (patologías cardiovasculares y cáncer) un 60% depende de nosotros mismos, por lo que si cambiáramos de estilo de vida mediante el seguimiento de hábitos más saludables, prolongaríamos la vida de manera notable y reduciríamos el consumo de medicamentos.

Y ésto no es nada nuevo para los que estamos al corriente de las consecuencias del estilo de vida en la salud. Por ejemplo: hay una verdadera epidemia de obesidad y sobrepeso en niños, adolescentes y adultos. Esta epidemia tiene como consecuencia un aumento significativo de enfermedades como la diabetes tipo 2, exceso de colesterol y patologías cardiovasculares en personas cada vez más jóvenes. Sin embargo, los medios silencian estos problemas que ocasionan gastos insoportables a los sistemas de salud y que podrían solucionarse fácilmente con unas campañas de información a la población, sobre la manera de llevar una vida saludable.

Todos sabemos de la fuerza que ejerce la televisión en las personas cuando emite mensajes en algún sentido de manera periódica y repetitiva. Hoy también influyen mucho las redes sociales, y sería necesario que las autoridades sanitarias tomaran cartas en el asunto que empieza  a ser muy preocupante.

¿A quién no le interesa que se hagan estas campañas de estilo de vida saludable?

La publicidad es cara, pero mucho más nos cuesta a todos las medicinas que tienen que tomar aquellas personas que sufren problemas debido a su mala nutrición y sedentarismo.

Por ejemplo, se debería divulgar que las bebidas refrescantes contienen ingentes cantidades de azúcar, que existen algunos alimentos con alto índice glucémico como las patatas, el pan, la pasta y el arroz blanco o descascarillado ( el que tomamos normalmente) y que al ingerir todo esto la glucosa (azúcar en sangre) tiene unas subidas tremendas en el organismo en poco tiempo. Que esos picos de azúcar producen un síndrome llamado “resistencia a la insulina” lo que motiva que el organismo la almacene en forma de grasa aumentando la obesidad.

Tampoco sabe casi nadie que no se deben mezclar al comer, proteínas con hidratos de carbono, por ejemplo, nunca se debería comer carne, huevos o pescado con patatas fritas o con pan o pasta, y que las proteínas deberían ingerirse siempre con verduras, lo que facilitaría su digestión, y evitaría los picos de glucosa.

Por no hablar de las drogas, el tabaco y el alcohol.En realidad, el tabaco y el alcohol también son drogas, y además duras, ya que “enganchan” más que las llamadas drogas ilegales y producen mucho más daño a la humanidad que éstas.

Tengamos cuidado con lo que tomamos y cómo lo hacemos, y por supuesto hagamos ejercicio, aunque sean andar. La combinación de comida basura, sedentarismo, tabaco y alcohol es la senda perfecta para una vida corta.

FELICIDAD DURADERA…¿ES POSIBLE?

FELICIDAD DURADERA…¿ES POSIBLE?

Todos y todas buscamos la felicidad. Trabajamos, luchamos, nos esforzamos en conseguirla, en perseguir nuestros sueños. A veces los alcanzamos pero…entonces apenas podemos ser felices por un tiempo. Las circunstancias cambian, la fortuna es esquiva y voluble, los amores se marchitan o la enfermedad y la muerte puede arrebatarnos a la persona amada y todo se derrumba a nuestro alrededor.

Las depresiones (antiguamente llamadas tristeza o melancolía) surgen cuando no conseguimos aquello que pretendemos que puede hacernos felices, y somos presa del desánimo, del hastío, de la languidez, del rendirse para siempre, del no hacer nada porque consideramos que ya es inútil toda lucha, todo esfuerzo. Y recurrimos a las pastillas, al Prozac, a ser zombis en vida, a las drogas , a evadirnos de la realidad que no nos gusta.

Los místicos han analizado, meditado el por qué podemos dejar de ser felices o incluso no serlo nunca, y han hallado una solución esperanzadora y sublime. Las conclusiones de sus experiencias son que si fundamentamos nuestra felicidad en cosas, personas, riquezas, poder…la vida puede arrebatarnos todo eso en un instante. Si pretendemos ser felices solamente alcanzando unas hipotéticas metas materiales, será una felicidad de espejismo, porque esas metas pueden desaparecer.

Incluso si pretendemos ser felices consiguiendo el amor de una persona y compartiendo la vida con ella, todo puede terminar, todo lo que hay en esta vida puede ser eliminado, perdido, y entonces se acaba la felicidad alcanzada y soñada y empieza el sufrimiento.

Pero hay una felicidad que nunca puede ser arrebatada porque su fundamento no puede morir, ni enfermar ni desaparecer por un cambio político o económico. Es la felicidad fundamentada en nuestro ser auténtico, en nuestro yo profundo que está ligado a la eternidad, a lo divino.

Busca, explora en tu interior, conócete a fondo, más allá de tu aspecto, de tu género, de tus circunstancias sociales y económicas. Tú eres una persona única y maravillosa dotada de entendimiento, voluntad y libre albedrío. Profundiza en ti y sentirás una alegría y una felicidad que nada te puede arrancar. Y hay algo maravilloso, y es que cuando te encuentras a ti mism@, cuando estás alinead@ con tu verdadero ser, todo conspira para que consigas tus sueños, porque la vida está a nuestra disposición, preparada para darte lo que quieres, pero no lo puede hacer si vives aferrado a tu personalidad social falsa, esa que te han impuesto desde que naciste, cultura, creencias, actitudes, ideas.

Sacúdete el polvo de tu ser, búscate dentro de ti y todo lo demás se te dará por añadidura. No es solo misticismo, la ciencia ha corroborado que somos creadores de nuestra realidad en el nivel de las partículas subatómicas.

¿Quieres ser feliz para siempre? Busca tu verdadera esencia.

LA ESTRATEGIA DEL TERROR

LA ESTRATEGIA DEL TERROR

En poco menos de una semana, dos mujeres más han sido asesinadas en España, una en Alcobendads(Madrid) y otra en Alcolea del Río (Sevilla) En Alcobendas, también fue asesinado un hijo de la víctima. Los tres crímenes han sido ejecutados por sendas exparejas sentimentales de las dos mujeres.

Lo realmente importante es saber cómo un hombre puede llegar a ser un asesino de su propia compañera sentimental, y si ésta podría haber previsto el fatal desenlace observando la conducta, y estrategia de su futuro asesino.

Aunque parezca extraño, existe un “modus operandi”, es decir, una estrategia que siguen habitualmente todos aquellos futuros maltratadores machistas que pueden llegar a ser en determinadas circunstancias, asesinos despiadados capaces de matar incluso a sus propios hijos con tal de hacer daño a su pareja, o eliminar todo rastro de conexión con ella.

Podríamos resumir esta estrategia en estos pasos: 1) Elección de la víctima, 2) Seducción, 3) Aislamiento y  violencia piscológica, 4 ) Violencia física, 5) Exigencia de sumisión total, y en caso de rebelión o protesta de la víctima, amenazas de muerte y/o asesinato.

Lo primero que hace un personaje de esta calaña es elegir a su víctima. Suelen ser mujeres de buen carácter con necesidad de cariño y atención. La estrategia siguiente es seducirla con toda clase de comportamientos románticos y cariñosos, con detalles sentimentales, atenciones, bonitas palabras, dulces promesas y un comportamiento más que correcto y galante.

La futura víctima suele caer rendida ante las atenciones y muestras de amor de su futuro verdugo. Una vez conseguida la seducción y entrega, el individuo empieza a desarrollar la estrategia del aislamiento. Con sutiles frases trufadas de razones amorosas (“Nadie te quiere como yo”, “Tus amigas te tienen envidia”, “Tu familia no te quiere” etc) el carcelero va separando a su victima de aquellas personas que podrían significar un apoyo social o moral (“Te quiero solo para mí”, “Te amo tanto que no soporto que tengas amistad o cariño con otras personas”) Si tenía un empleo, procura que lo deje (“Porque no puedo soportar los celos de tus compañeros de trabajo”) o cualquier excusa fundamentada en el gran amor que le profesa.

A continuación, ya tiene a su víctima lista para sacar a relucir su auténtica personalidad depredadora y dominante. Empieza a exigir que cambie su forma de vestir, de maquillarse, a controlar sus salidas incluso a la compra, a fiscalizar el gasto y el dinero de la casa, a reñirle y gritarle por cualquier causa leve.

Poco a poco va elevando las exigencias de obediencia y sumisión, al mismo tiempo que va deteriorando la autoestima de la mujer cuestionando todo lo que hace, dice o piensa (“No sirves para nada”, “Cada día estás más gorda o fea”, “Eres una inútil” “Si no fuera por mí te morirías de hambre”)

Si la mujer protesta o le discute empieza la violencia física, empujones, golpes a los muebles, rotura de objetos, y finalmente bofetadas y más tarde puñetazos o patadas.

En este momento, la mujer es ya un guiñapo sin voluntad apenas, machacada moral y físicamente y sin nadie a quien acudir, por miedo o por vergüenza. Solo le quedan dos caminos: rebelarse y denunciarlo pidiendo la separación, o aceptar la total sumisión y humillación convirtiéndose en poco más que una esclava dispuesta a recibir de vez en cuando una paliza a capricho de su amo y verdugo.

Ante la denuncia, el maltratador suele reaccionar de manera violenta, aunque se contendrá si hay vigilancia policial, pero esperará su momento y ocasión para tomar cumplida venganza de su “humillada superioridad machista”

Es clásica la frase que se ha repetido cientos de veces en novelas y películas “O es mía o para la tumba”, en un afán de posesión inaudita que coloca a la mujer en el mundo asimilándola a un artículo de propiedad del varón como la casa, el automóvil o un reloj de pulsera.

Ya en los diez mandamientos que se citan en la Biblia, y que según ésta, Dios entregó a Moisés (no en los que dice el Catecismo) la mujer es comparada con la hacienda o el asno del prójimo a quien no hay que envidiar por sus propiedades. Por lo tanto ¿ de qué nos asombramos si existen hombres que la siguen considerando así?

Lo realmente preocupante es que las mujeres no tengan interés por conocer estas estrategias de los futuros maltratadores, o ignoren que existen estas estrategias, ya perfectamente contrastadas, o que las autoridades no se esfuercen para que sean conocidas.

Detectados en sus primeras etapas de aislamiento, y negándose a  cumplir sus deseos y terminando la relación en estos momentos, se evitarían gran parte de los crímenes por violencia de género. También sería bueno que ya en la escuela primaria, y luego en la secundaria, existieran asignaturas de relaciones sociales de pareja y de enseñanza de respeto mutuo entre géneros.

Luchemos para que los partidos políticos, donde las mujeres cada vez tienen mayor presencia, promuevan una nueva educación para la convivencia pacífica entre hombres y mujeres.