LA POLÉMICA DE LAS VACUNAS ¿SÍ o NO?

LA POLÉMICA DE LAS VACUNAS ¿SÍ o NO?

Las autoridades sanitarias recomiendan vacunar a todos los niños y niñas casi recién nacidos, ponerles dosis de refuerzo cuando crecen, e inocular también a los adultos en diferentes circunstancias…pero ¿hay unanimidad entre la clase médica en la ventaja y prevención que significan las vacunas?

Recientemente, el INTERNATIONAL MEDICAL COUNCIL ON VACCINATION (Consejo Internacional sobre la vacunación) ha emitido un informe firmado por 80 médicos estadounidenses en el cual critican duramente las masivas campañas oficiales, en donde a los niños se les somete a unas 35 vacunas diferentes que contienen 113 tipos de bacterias y virus, aparte de metales tóxicos, células de animales y albúmina humana procedente de fetos abortados, lo cual aparte de volver loco al sistema inmunitario, puede producir muchos efectos secundarios, incluidos diferentes grados de autismo.

Cada vez se lanzan más vacunas al mercado por parte de las industrias farmacéuticas, y recordemos que éstas son corporaciones cuyo principal motivo es el lucro, ganar dinero.

El resumen de las conclusiones de este informe son: Que las compañías fabricantes de las vacunas ganan millones con la venta de las vacunas y millones con la también venta de medicinas para tratar sus efectos secundarios. Que las vacunas pueden producir graves trastornos como el asma y el autismo, e incluso la muerte, entre otros.

Se recuerda que algunos de los componentes de las vacunas son el MERCURIO, metal pesado altamente tóxico para el sistema nervioso y el ALUMINIO, dañino especialmente para la médula ósea, esqueleto y cerebro. Formaldehido, reconocido carcinógeno, Polisorbato 80 que causa infertilidad y atrofia testicular en ratones hembras y machos respectivamente. Glutamato monosódico que figura en los componentes de la vacuna inhalada para la gripe y que causa problemas metabólicos, incluso favorece la diabetes, convulsiones y trastornos neurológicos.

Para concluir este artículo, un estudio llamado Proyecto Cal-Oregón, analizó a 17.674 niños concluyendo que los vacunados mostraban un 120% más de asma, un 317% más de TDAH (Trastorno de déficit de atención con hiperactividad), un 185% más de trastornos neurológicos y un 146% más de autismo, que los niños no vacunados.

¿Quiere esto decir que no debemos vacunar a los niños? Parece que algunas vacunas han conseguido erradicar o casi, algunas enfermedades como la viruela o la polio, pero nunca debemos olvidar que al someter a los niños a múltiples vacunas, corremos un serio riesgo de que sufran alguna reacción patológica. El sistema sanitario oficial manifiesta que los beneficios de las vacunaciones masivas son muy superiores a los daños causados por las mismas, pero…¿y si le toca a nuestro hijo?

Cada día salen al mercado nuevas vacunas e incluso ya se pretende inocular a los adolescentes con vacunas del papiloma, cuando todavía no se ha demostrado su eficacia, y ya se han producido muertes y graves lesiones por su uso en todo el mundo.

En España, la corporación médica es muy poderosa y no se publican estadísticas ni informes sobre las muertes producidas por iatrogenia (daño causado por los tratamientos médicos) cuando por ejemplo en los Estados Unidos se considera la tercera causa de muerte solo por detrás de las enfermedades cardio-vasculares y el cáncer.

España es uno de los países más medicalizados del mundo, y ¿no se producen muertes por iatrogenia? Antes de vacunar a nuestros hijos y a nosotros mismos, informémonos bien de cuáles son los pros y los contra antes de tomar una decisión y recordar que NINGUNA VACUNA ES OBLIGATORIA.

Recordemos también que en España, la formación de los futuros médicos y su puesta al día, es casi en su totalidad realizada directa o indirectamente por la industria farmacéutica, industria cuya principal misión, es no lo olvidemos, ganar dinero.

Miles de millones de euros circulan por el sistema de salud con el fin de comprar medicamentos y vacunas, una masa monetaria tal no puede dejar de ser una tentación para muchas personas. Seamos precavidos y recabemos toda la información que sea necesaria antes de someternos ante este Leviatán todopoderoso.