NUESTRA RESPONSABILIDAD ANTE LA ENFERMEDAD ¿A VECES SOMO LOS PRINCIPALES CULPABLES DE ENFERMAR?

NUESTRA RESPONSABILIDAD ANTE LA ENFERMEDAD ¿A VECES SOMO LOS PRINCIPALES CULPABLES DE ENFERMAR?

Recientemente ha surgido esta escalofriante noticia, que ha pasado casi desapercibida en los grandes medios. Un estudios de la OMS (Organización Mundial de la Salud) señala que tenemos un 60% de probabilidades de morir por una enfermedad asociada al estilo de vida, es decir, con lo que comemos, bebemos, actividad física, emociones, tabaquismo y drogas.

De esta información se deriva que en las principales causas de muerte (patologías cardiovasculares y cáncer) un 60% depende de nosotros mismos, por lo que si cambiáramos de estilo de vida mediante el seguimiento de hábitos más saludables, prolongaríamos la vida de manera notable y reduciríamos el consumo de medicamentos.

Y ésto no es nada nuevo para los que estamos al corriente de las consecuencias del estilo de vida en la salud. Por ejemplo: hay una verdadera epidemia de obesidad y sobrepeso en niños, adolescentes y adultos. Esta epidemia tiene como consecuencia un aumento significativo de enfermedades como la diabetes tipo 2, exceso de colesterol y patologías cardiovasculares en personas cada vez más jóvenes. Sin embargo, los medios silencian estos problemas que ocasionan gastos insoportables a los sistemas de salud y que podrían solucionarse fácilmente con unas campañas de información a la población, sobre la manera de llevar una vida saludable.

Todos sabemos de la fuerza que ejerce la televisión en las personas cuando emite mensajes en algún sentido de manera periódica y repetitiva. Hoy también influyen mucho las redes sociales, y sería necesario que las autoridades sanitarias tomaran cartas en el asunto que empieza  a ser muy preocupante.

¿A quién no le interesa que se hagan estas campañas de estilo de vida saludable?

La publicidad es cara, pero mucho más nos cuesta a todos las medicinas que tienen que tomar aquellas personas que sufren problemas debido a su mala nutrición y sedentarismo.

Por ejemplo, se debería divulgar que las bebidas refrescantes contienen ingentes cantidades de azúcar, que existen algunos alimentos con alto índice glucémico como las patatas, el pan, la pasta y el arroz blanco o descascarillado ( el que tomamos normalmente) y que al ingerir todo esto la glucosa (azúcar en sangre) tiene unas subidas tremendas en el organismo en poco tiempo. Que esos picos de azúcar producen un síndrome llamado “resistencia a la insulina” lo que motiva que el organismo la almacene en forma de grasa aumentando la obesidad.

Tampoco sabe casi nadie que no se deben mezclar al comer, proteínas con hidratos de carbono, por ejemplo, nunca se debería comer carne, huevos o pescado con patatas fritas o con pan o pasta, y que las proteínas deberían ingerirse siempre con verduras, lo que facilitaría su digestión, y evitaría los picos de glucosa.

Por no hablar de las drogas, el tabaco y el alcohol.En realidad, el tabaco y el alcohol también son drogas, y además duras, ya que “enganchan” más que las llamadas drogas ilegales y producen mucho más daño a la humanidad que éstas.

Tengamos cuidado con lo que tomamos y cómo lo hacemos, y por supuesto hagamos ejercicio, aunque sean andar. La combinación de comida basura, sedentarismo, tabaco y alcohol es la senda perfecta para una vida corta.

CÓMO EVITAR QUE TE MANIPULEN COMO UNA MARIONETA

CÓMO EVITAR QUE TE MANIPULEN COMO UNA MARIONETA

Hola. En el anterior artículo expuse las estrategias que instrumenta el poder, para llevarnos a dónde y por dónde quiere.

El deporte, la lotería, los juegos de azar, las apuestas, el cine, la televisión, la política, las crisis económicas, las hipotecas, el consumismo y cientos de cosas más que te hacen ser como “ellos” quieren sin darte cuenta de que estás siendo manejado.

¿Cuáles son las acciones y pensamientos que nos pueden hacer más independientes?

En primer lugar pensar y aceptar que eres la única persona responsable de tu vida, no hacerte la víctima y culpar al sistema o a los demás de tus errores y fracasos.

No creas en las versiones oficiales y las “personas autorizadas”, mas bien confía en tu propia experiencia y en tu percepción y sentimientos.

Sé una persona buscadora de la verdad, estudia, indaga, pregunta, compara, recuerda siempre nuestra grandeza como seres humanos únicos en el universo.

Busca quien pueda enseñarte sabiduría. La sabiduría es diferente a los conocimientos, una persona puede ser analfabeta y ser sabia, y otra tener tres carreras universitarias y ser idiota.

Acostúmbrate a decir siempre la verdad y mira hacia dentro de ti, pregúntate quién eres en realidad. No creas que eres algo pequeño, tenemos más conexiones neuronales que átomos hay en el universo.

Si ya tienes incorporadas adicciones dañinas (drogas, alcohol en exceso, tabaco, juego, comida basura) ten en cuenta que puedes abandonarlas, cambiar si lo deseas de verdad.

El sistema te quiere enfermo crónico y que consumas muchos medicamentos mientras vivas. Estar sano depende casi en un 90% de ti, de tus hábitos de vida y de alimentación. Infórmate cómo nutrirse de manera sana para evitar deterioro físico y mental. No te creas los anuncios, los anunciantes tienen que vender lo que fabrican y no les importa mucho tu salud si no van a ser sancionados y el “sistema” ha aprobado los aditivos.

Seguiré informando. Buena suerte en tu cambio de vida.

ANOREXIA, LA AMENAZA EN LA SOMBRA

ANOREXIA, LA AMENAZA EN LA SOMBRA

Anorexia, una palabra que hasta hace pocos años era desconocida, y que ahora representa una formidable amenaza para muchas chicas jóvenes, que de caer en sus garras podría llevarlas a la muerte por inanición. En los chicos se puede producir en mucha menor incidencia, un 15% frente a un 85% en las chicas.

Pero ¿qué es en realidad la anorexia? Se trata de un trastorno emocional mediante el cual, la persona se percibe a sí misma muy gorda, obesa, y quiere adelgazar a toda costa dejando de comer. El problema es que aunque estén esqueléticas y a punto de morir, siguen pensando que están demasiado gordas. Es tan grave que si no se interviene a tiempo, puede terminar en la muerte.

Se ha debatido mucho sobre el origen y desencadenante de este trastorno, que suele producirse principalmente en chicas pre y adolescentes. Los estudios y experiencias muestran que estas personas que caen en la anorexia suelen ser muy proteccionistas, exigentes consigo mismas, y con falta de cariño familiar, muchas veces con padres que esperan mucho de ellas y con un círculo social de amigas y amigos que critican duramente a las personas obesas.

También puede producirse en chicas que no tienen demasiado éxito en sus estudios o no son muy agraciadas físicamente, o han tenido un desengaño amoroso por estar un poco más gruesas del estándar social marcado por las modelos y actrices famosas. Adelgazar es para ellas un logro que demuestra a todos que pueden conseguir lo que se proponen. Es sentida cada pérdida de peso como un “triunfo” personal que les proporciona la satisfacción que no tienen por otras vías.

Vivimos en la era de la imagen, y la televisión, el cine y las revistas están llenas de modelos femeninas delgadas, muchas veces con retoques sobre la fotografía y grandes maquillajes para hacerlas más perfectas. Estas modelos se convierten en una referencia “sagrada” inalcanzable para este tipo de chicas que sueña con llamar la atención, pues en realidad lo que buscan es precisamente eso, que su familia y sus amig@s las tengan en cuenta.

Somo seres extremadamente sociales y necesitamos del contacto visual, físico y afectivo, necesitamos caricias, miradas y reconocimiento por parte de nuestros padres, familiares y círculo social amplio, amistades, en el trabajo, en los estudios, etc.

Los síntomas de la anorexia son una pérdida de peso progresiva inexplicable, porque parece que comen con normalidad, pero después de ingerir la comida se van al baño y mediante toques con los dedos en el fondo de la boca se provocan el vómito. Por eso es importante no dejarlas solas hasta dos horas después de haber comido. Otra señal de que están provocándose el vómito son erosiones en los dedos y manchas en los dientes producidas por los ácidos estomacales al salir con la comida a medio digerir.

El tratamiento ha de ser multidisciplinar, mediante psiquiatra, psicólogo y médicos, y puede llegar a ser necesario internarlas en estrecha vigilancia cuando la falta de nutrición empieza a poner su vida en peligro.

Si tenéis hijas en edad conflictiva (pre o adolescencia) comprobad el peso, y que no van al baño después de comer a vomitar. Hablad con ellas, demostradles cariño, amor, que son importantes para sus madres y padres, que las amáis por encima de su aspecto físico o de sus notas. Esa es la mejor prevención, el amor.

¿QUIERES REDUCIR TU RIESGO DE SUFRIR UN INFARTO, UN ICTUS, DIABETES O INCLUSO UN CÁNCER?

¿QUIERES REDUCIR TU RIESGO DE SUFRIR UN INFARTO, UN ICTUS, DIABETES O INCLUSO UN CÁNCER?

Recientes estudios realizados con miles de pacientes han arrojado una información muy reveladora que podría evitar miles de muertes prematuras si el gran público siguiera las recomendaciones, muy sencillas , en alimentación.

Se sabe que las principales causas de muerte prematura (se considera muerte prematura cuando una persona fallece antes de los 80 años) se deben en primer lugar a las enfermedades llamadas cerebro-cardio-vasculares, como los ictus, los aneurismas y los infartos (la diabetes tipo 2 es uno de los factores que más contribuye a su desencadenamiento)

La segunda causa de muerte prematura es el cáncer en todas sus manifestaciones.

Pues bien, en todas estos trastornos existe un factor de primer orden que contribuye a agravar e incluso a provocarlas: el tipo de alimentación que realizamos a diario.

Vivimos en una época donde en los supermercados se ofrecen toda clase de alimentos procesados, ya listos para comer, envasados primorósamente para atraer al consumidor. Sin embargo, los estudios sanitarios recomiendan que nos alejemos de estos productos tan cómodos pero tan insanos de consumir a diario.

Para reducir la incidencia de todas estas enfermedades bastaría con seguir unas reglas muy sencillas que evitarían la muerte de miles de personas antes de que llegue su hora con la edad y la vejez, y son las siguientes:

Eliminar TOTALMENTE el consumo de bebidas azucaradas, tipo refrescos (colas, zumos industriales, etc)

Reducir el consumo de SAL. Como máximo en total una cucharadita de café al día. Hay que tener en cuenta que algunos alimentos procesados ya llevan sal añadida. Cuanto menos sal mejor.

Eliminar TOTALMENTE, la carne roja PROCESADA, es decir, aquella que venga con aditivos empaquetada en envases, conservas o picada o lista para comer. Está llena de aditivos peligrosos.

Comer como MÁXIMO unos 100 gramos de carne roja a la semana, sin procesar. Del filete a la plancha y a la mesa.

Comer abundante fruta y verduras, unos 300 gramos de frutas y unos 400 de verduras diarios

Comer un puñado de frutos secos (nueces, almendras, avellanas) al día, crudos y sin sal.

Tomar Omega 3 a diario consumiendo pescado azul pequeño (sardina, boquerón, jurel, caballa) o complementos de aceite de salmón, de borraja, lino o krill, unos 125 miligramos diarios.

Consumir al menos dos veces a la semana legumbres, alubias,lentejas y garbanzos.

Eliminar las grasas saturadas animales y consumir aceite de oliva preferiblemente virgen extra, o en su lugar de girasol.

Bajar o eliminar el consumo de HARINAS REFINADAS, y sustituirlas por harinas integrales.

Reducir el consumo de azúcar blanco al mínimo posible y de pasteles y tartas. Endulzar con estevia.

Dejar de fumar totalmente y reducir el consumo de alcohol a una copa de vino tinto al día en las comidas.

Siguiendo estas sencillas reglas, y caminando media hora diaria, se puede reducir el peligro de sufrir una de estas enfermedades que hoy son epidemia en nuestra sociedad, en un 45 % o incluso más en algunos casos. Si eres una persona fumadora, bebedora, con sobrepeso (barriga) haces poco ejercicio, y comes mucha comida preparada, bebes refrescos, comes dulces y te gustan las comidas saladas, eres una persona con muchas papeletas para tener una de estas enfermedades. ¿Quieres seguir así?

 

 

LA INFORMACIÓN QUE SE OCULTA SOBRE EL AZÚCAR (Aunque cada vez menos)

LA INFORMACIÓN QUE SE OCULTA SOBRE EL AZÚCAR (Aunque cada vez menos)

Hace pocos días pude ver en el segundo canal de Televisión Española un interesante reportaje sobre los problemas de salud que está produciendo el consumo de azucar en el mundo industrializado, y cómo, en los años 70 del siglo pasado se realizaron estudios en Harvard que recomendaban suprimir las grasas saturadas de la dieta para evitar las enfermedades cerebro y cardiovasculares.

Hoy, mas de 30 años después, el panorama es desolador para la salud pública. La cantidad de personas obesas se ha multiplicado exponencialmente, así como la diabetes tipo 2 y los problemas vasculares cerebrales (ictus) y cardiacos.

¿Qué está ocurriendo? Los supermercados están llenos de productos “Light” bajos en grasa y la gente se ha concienciado bastante que comer mucha grasa no es sano, y a pesar de ello siguen engordando y desarrollando diabetes tipo 2.

Pues ocurre que aquellos informes que recomendaban bajar las grasas en la ingesta, estaban “amañados” por las presiones e influencias de la poderosa industria azucarera mundial, la cual consiguió que no se mencionase la enorme contribución del azucar a los problemas de salud.

Pero direis “si yo apenas tomo dos cucharaditas de azucar al día en el café”. Estais en un error, el azucar está presente en todos los alimentos procesados que venden en los supermercados y sobre todo en los refrescos de cola, limón y naranja. Un refresco de cola de 33 c.c. contiene unas diez cucharadas de azucar. Pero no es ese solo el problema.

El problema crece cuando además de refrescos, tomamos harinas refinadas (pan blanco, pasta, pizzas, bollos, magdalenas, galletas, etc)  arroz sin cáscara (el arroz normal que se suele usar ya pelado) y patatas. Resulta que estos alimentos refinados, al llegar a los intestinos se transforman inmediatamente en azucar porque son casi hidratos de carbono puros y el páncreas no puede producir la suficiente insulina para que el azucar entre en las células, de manera que el organismo transforma el azucar en grasa y la deposita en esos lugares que no nos gustan, la barriga, los muslos, el trasero, la papada, el pecho y luego en el resto del cuerpo hasta formar auténticos monstruos de personas que pueden llegar a pesar 500 kilos. Este mecanismo que engorda sin cesar se llama “síndrome de resistencia a la insulina”

Debemos vigilar nuestro peso y comprobar si estamos dentro de la normalidad mediante una sencilla operación aritmética. Dividid el peso en kilos entre el cuadrado de la altura en centímetros. Por ejemplo 70 kg de peso /168 cm de altura x 1680 = 0,002481. Es decir que esta persona tendría un índice de 24,81 ( en cada teléfono móvil hay una calculadora)

¿Y cuál es el índice ideal? Bien, se indica que entre 18,50 y 24,99 una persona estaría bien equilibrada en peso dependiendo la variabilidad de su constitución. Entre 25,00 y 29,99 estaría un poco “pasada” de peso. Entre 30,00 y 34,99 ya estaría obesa tipo 1, luego hasta 40,00 sería obesa tipo 2 y a partir de 40,00 estaríamos hablando de una obesidad tipo 3.

Si ya rebasas el índice de obesidad, aunque sea tipo 1, empieza por examinar qué es lo que estás comiendo y bebiendo. Deja totalmente el azucar puro, todos los alimentos procesados que la lleven, las harinas refinadas, pastas refinadas, el arroz blanco y las patatas fritas. En su lugar toma todo integral, sin refinar y por supuesto deja totalmente los refrescos y helados. Come guisados, estofados,  carnes y pescados a la plancha o al horno, muchas verduras, ensaladas frescas, frutas y frutos secos, poco pan aunque sea integral, y seguro que vas a adelgazar y para siempre.

Te advierto que te va a costar dejar las cosas con azucar y las harinas refinadas. Se ha comprobado que el azucar actúa en el organismo como una droga, activando los transmisores cerebrales de recompensa. Pero ganarás salud y vivirás más años en mejores condiciones. ¡Palabra!

 

¿SOMOS ESCLAVOS DE LA MEDICINA ACTUAL?

¿SOMOS ESCLAVOS DE LA MEDICINA ACTUAL?

Como os comenté en mi muro de Facebook ayer, un familiar cercano mio ha fallecido repentinamente al ser tratada con quimioterapia. No estaba grave, el médico especialista (oncóloga en este caso) solo le advirtió que se le caería el pelo y se sentiría un poco molesta  un tiempo, pero que le precribía esa quimio porque el pequeño tumor que había aparecido en su hígado, no remitía con el tratamiento más suave que estaba tomando durante varios meses.

En ningún momento le advirtió que su enfermedad estaba en un estadio avanzado y que podía morir en breve tiempo, ni a ella ni a sus familiares más directos (marido, hijas)

Tampoco le advirtió de los graves efectos secundarios que podrían sobrevenir con aquella quimio “un poco más fuerte”.

Como una oveja al matadero, se encaminó a su primera sesión después de la cual se sintió fatal. A la semana siguiente le correspondía la segunda, y apenas sin fuerzas se sometió a ella docilmente. Nadie la observó ni le preguntaron cómo estaba ni le hicieron análisis para comprobar su estado general antes de meterle en las venas aquel tóxico.

Cuando llegó a casa después de la sesión, se sintió muy mal y perdió el sentido entrando en coma. Inmediatamente fue trasladada al hospital donde ya nada pudieron hacer por ella, muriendo al día siguiente.

Nadie ha pedido disculpas. La única explicación que dio otro médico (no su oncóloga) es que ya estaba muy grave y la muerte era inminente.Yo me pregunto…si era tan grave e inminente ¿para qué le pusieron aquella quimioterapia? ¿Por qué no informaron a la paciente o a sus familiares de que estaba tan grave? ¿Es que no tenían derecho a saberlo?

¿O es que juegan con nosotros como si fueramos conejillos de índias y nos someten a tratamientos con nuevas drogas para probar sus efectos, sin consultarnos?

Recuerdo una historia que leí hace tiempo…en la antigua Roma, cuando un médico iba a reconocer a los enfermos de una casa rica, atendía a los pacientes y les daba toda clase de explicaciones acerca de su enfermedad, gravedad y tratamiento. Luego vivitaba a los esclavos de la casa (entonces era normal tener esclavos) y reconocía a los que mostraban alguna dolencia, pero no hablaba con ellos, no les explicaba nada, simplemente les recetaba un tratamiento y se marchaba. Los esclavos no se merecían un trato humano, eran en palabras de aquella época “muebles y cosas que hablan”

¿Somos cosas que hablan, esclavos modernos para los médicos del sistema nacional de salud? Los médicos mismos ya no tienen libertad para prescribir el tratamiento que ellos crean adecuado a cada enfermo. Ahora son funcionarios que se limitan a aplicar protocolos, y ¡ay! de ellos si no lo hacen. Cada dolencia tiene un protocolo de actuación y si a un paciente ese protocolo no le va bien, pues se fastidia y en paz, es un número en una estadística, un valor residual que apenas importa si muere.

Cada vez, se alzan más vocen en contra del protocolo de intervención en el cáncer. La radioterapia y la quimioterapia no han demostrado curar el cáncer, quien diga lo contrario miente. Si acaso han logrado prolongar la vida algunos dias o semanas, pero muy deteriorada. Y esto no lo digo yo que no soy médico, sino doctores e investigadores que valientemente rompen la ley del silencio impuesta por los grandes laboratorios farmacéuticos que son los que en última instancia controlan los protocolos de actuación y ganan enormes sumas de dinero con cada tratamiento de cáncer.

Ya hay muchos médicos, incluso oncólogos que cuando se descubren un cáncer, renuncian a la quimio y la radioterapia y buscan de tapadillo otros tratamientos alternativos.

En próximos blogs os hablaré de esta especie de mafia farmacéutica que nos impone medicamentos que nos pueden matar o producirnos enfermedades crónicas que tratan con nuevos medicamentos. Nos tienen que exprimir hasta la última gota.

Si alguna vez te diagnostican un cáncer (Dios no lo quiera) no te sometas docilmente a la quimio y la radioterapia. Pregunta, inquiere, pide nuevas opiniones. ¿Sabes que para que el cáncer prospere el organismo tiene que estar ácido? ¿Y que en un organismo alcalino no puede crecer? Te va la vida en ello.

LA OBESIDAD, UNA SOLUCIÓN DEFINITIVA

LA OBESIDAD, UNA SOLUCIÓN DEFINITIVA

En el anterior capítulo analizábamos el por qué algunas personas (cada día más) engordan y no pueden adelgazar, hacen dietas “milagrosas” y de momento consiguen perder kilos, pero en cuanto se relajan y comen otra vez lo mismo que antes, no solo engordan sino que cogen más kilos que antes. ¿Qué está pasando? Pues que comemos muy mal en general.

La industria alimentaria nos bombardea constantemente con publicidad muy sugerente y tenemos asumidos mitos de nutrición que se han revelado una amenaza para la salud.

LOS CINCO ALIMENTOS INSANOS: Os va a perecer una barbaridad pero hay cinco principales alimentos que tomamos sin cuidado y que nos conducen a la enfermedad y la obesidad poco a poco, aunque la velocidad depende de cada persona, de su metabolismo, veamos:

Primero: El azucar. Le llaman el veneno blanco. Recientes estudios revelan que el consumo alto de azucar es fatal para las venas, arterias y corazón, sobre todo el azucar blanco refinado. Es carbohidrato puro y apenas lo tomamos va directamente a la sangre. Es decir que tiene un alto índice glucémico. Lo malo es que hay muchas cosas que llevan azucar y no lo sabemos, no solo es la cucharadita que ponemos en el café con leche; bollería, pan, refrescos (las colas llevan tres cucharadas soperas de azucar y las bebidas energéticas cinco o seis, por eso dan subidón) incluso muchas conservas y hasta embutidos llevan azucar. Tenemos que leer las etiquetas y desechar todo lo que contenga azucar. Lo mejor es consumir azucar de caña integral por las mañanas y luego estevia si queremos endulzar algo.

Segundo: El arroz blanco. En ralidad es casi puro almidón y el resto hidratos de carbono, no tiene vitaminas ni minerales y sí un alto poder glucémico. Es mucho mejor comer arroz integral, tarda más en hacerse (mejor al vapor), pero conserva todas sus vitaminas y minerales y ayuda al tránsito intestinal. Pero comprarlo ecológico, es más sano.

Tercero: La SAL refinada. No tomeis nunca sal refinada, comprar sal marina si es posible en escamas, siempre sin refinar, y por favor no pongais demasiada. Al principio notareis todo soso, pero conforme os acostumbreis, todo estará más rico y os hará menos daño. La sal en exceso estimula la retención de líquidos en el cuerpo, y produce hipertensión

Cuarto: la LECHE. Somos el único animal que toma leche toda su vida y nuestro organismo no está preparado para ello. Varios estudios dicen que donde más leche se consume se declara más cáncer. Reducir o eliminar la leche de vuestra dieta. El calcio se asimila mejor con unas cuantas almendras y verduras, tomar algo el sol y en invierno tomar vitamina D3. Tambièn os sugiero leches vegetales de soja, avena o arroz.

Quinto: Las HARINAS REFINADAS. Son terriblemente perjudiciales para la salud, el pan  blanco, la bollería, desterrarlo todo de la dieta y consumir solo harinas integrales, y si es posible de espelta o trigo sarraceno. Yo aconsejaría desterrar todo lo que lleve gluten unas semanas a ver que pasa. Ya se venden pastas integrales y sin gluten.

Si dejais de tomar estos cinco alimentos, y tomais sus sustitutos durante unas semanas, vereis los resultados enseguida.

La próxima semana hablaremos del peso ideal de cada persona y de cómo conseguirlo para siempre sin dietas radicales.

Un saludo cordial.