¿POR QUÉ HACEMOS COSAS DE LAS QUE DESPUÉS NOS ARREPENTIMOS?

¿POR QUÉ HACEMOS COSAS DE LAS QUE DESPUÉS NOS ARREPENTIMOS?

La mente humana es un mecanismo muy complejo donde interactúan pensamientos, emociones, hábitos, actitudes, estereotipos aprendidos…pero ¿por qué a veces actuamos casi sin darnos cuenta, sin recapacitar, y luego lamentamos o nos asombramos de lo que hemos hecho?

La explicación es que tenemos dos maneras de funcionar como personas. Una es la mente consciente, razonada, la que analiza y llega a una conclusión a la que sigue un acto coherente con nuestro razonamiento. La otra forma de funcionar es la mente subconsciente o automática (por ejemplo cuando conduces un vehículo y hablas con el acompañante, lo haces sin apenas darte cuenta de cómo lo haces)

Pero la mente consciente, la racional, solo realiza el 5% de la actividad cerebral, mientras que la mente subconsciente realiza el 95%. Además, la consciente procesa, es decir, analiza y reconoce 40 impulsos nuevos por segundo, mientras que la subconsciente procesa 40 millones de impulsos por segundo. El resultado es que el 95% de nuestra actividad cognitiva (pensamientos y análisis de situaciones) lo hacemos con la mente subconsciente.

Y…¿qué tiene o forma nuestra mente subconsciente? Pues resulta que desde los cero a los seis años de nuestra vida es cuando se forman los circuitos de memoria que almacenan los procesos automáticos de nuestras vivencias, dependiendo de lo que oimos, vemos, hacemos y experimentamos en esa edad. Estos auténticos “programas” se instalan en nuestro cerebro para siempre de manera que no nos damos cuenta de que están ahí dentro, condicionando nuestras respuestas a las situaciones de la vida de adulto. ¡Y son los programas más influyentes que tendremos en nuestra mente para siempre!

Por este motivo tan importante, hay que tener mucho cuidado lo que se hace o dice delante de los niños, pues todo lo absorven como una esponja, nuestras palabras, nuestras actitudes y nuestras emociones. Si un padre o una madre le dice a un niño o niña que es totnto/a o que no sirve para nada,esa asevreación se le quedrá en su “disco duro” cerebral como un programa oculto que estará dispuesto a influenciar la vida futura de esta persona sin que sepa el porqué hace lo que está haciendo o porqué es como es.

Esta es una de las explicaciones del porqué hacemos muchas veces cosas que nos sorprenden o no esperábamos, o de nuestro temperamento o forma de ser, pero hay un motivo para que ocurra todo este proceso en nuestra infancia, y lo expondré en el próximo artículo.

Hasta la vista amig@s.