¿SABÍAS QUE LA IMAGEN ACUAL DE SANTA CLAUS ES OBRA DE COCA-COLA?

¿SABÍAS QUE LA IMAGEN ACUAL DE SANTA CLAUS ES OBRA DE COCA-COLA?

La imagen del Santa Claus “made in USA” se ha extendido por todo el mundo en estas fechas de vísperas navideñas. Todos los niños del mundo lo reconocen como un gordo bonachón con poblada barba, vestido de rojo y blanco que aparece el día 24 de Diciembre por la noche en un trineo cargado de regalos, tirado por nueve renos capitaneados por el famoso Rodolfo.

Pero…¿cuándo empezó este mito navideño?

Santa Claus fue la forma en la que los neoyorquinos pronunciaban “Sinterklaal”, una palabra holandesa que significa San Nicolás (Sint Nicolaas) y que los fundadores de Nueva York, de origen holandes, trajeron desde su tierra.

San Nicolás fue un obispo que nació allá por el siglo IV en la ciudad de Mira (Anatolia) actual Turquía. Cuando sus padres murieron, se hizo sacerdote a la edad aproximada de 20 años y se fue con un tío suyo, que era obispo, convirtiéndose en su mano derecha. Al morir su tío, Nicolás fue elegido nuevo obispo, y su fama de bondadoso y amigo de los pobres se extendió por toda la cristiandad. Una de las obras que se le atribuyen consistió en dar la dote de dos chicas pobres cuyos padres no podían pagar a la familia de los novios para casarse. Enterado Nicolás del problema, se introdujo en la casa de las jóvenes por la ventana y puso dos bolsas de monedas en los calcetines que ellas habían puesto a secar cerca de la chimenea.

Al morir dicen que realizó muchos milagros cuando las gentes en apuros le pedían ayuda, incluyendo los navegantes en peligro. Por eso es el patrón de los marineros aparte de ser el santo patrón de Grecia, Turquía, Rusia y Lorena (región de Francia)

Cuando los musulmanes se apoderaron de Turquía y parte de Grecia, sus reliquias fueron trasladadas a Bari (Italia) por este motivo ahora se le denomina San Nicolás de Bari. Sus milagros eran tan famosos que se formó una especie de leyenda sobre que en Navidad llegaba a prodigar regalos a los niños. En Holanda y Bélgica todavía es el obispo San Nicolas que llega de España en barco, el que trae los regalos. En el resto de Europa se le llamó Padre Navidad, Papá Noel o Father Crhitsmas y su fiesta se celebraba el 5 y el 6 de Diciembre. Bari era una posesión española en aquellos tiempos, por lo que ha quedado en la leyenda que procede de España.

La imagen de San Nicolás era la de un obispo barbudo con túnica, mitra y báculo, y sigue siendo hoy en las Paises Bajos.

Entonces…¿cómo sucedió el cambio a la famosa vestimenta de Santa Claus actual?

Pues ocurrió que en 1809 el famoso escritor norteamericano Washington Irving escribió una “Historia de Nueva York” donde citó al patrón de los holandeses fundadores, adaptando el nombre holandés al inglés, llamándolo “Santa Claus”, que era como lo pronunciaban los habitantes de la ciudad. Fue el primero que popularizó este nombre por toda América.

Años después, en 1923, el poeta C.Clarke Moore lo describió como un duende enano y barrigudo que conducía un trineo tirado por nueve renos, y que vivía en el Polo Norte donde fabricaba juguetes ayudado por pequeños duendes. Como vemos, nada que ver con el buen obispo Nicolás. Pero el mito prosperó en USA entre la población mayoritaria protestante que no querían un obispo católico como figura de la Navidad.

Tuvo que transcurrir hasta 1863, cuando un dibujante de tiras cómicas recibió el encargo de realizar un trabajo para Harper´s Weekly. El dibujante se llamaba Thomas Nart y popularizó la figura del viejo gordo bonachón a bordo del trineo de renos. Claro que el color del traje no era el rojo y blanco que conocemos hoy, sino VERDE y blanco, y a veces incluso con el pantalón de color diferente.

Todo cambió en 1931, cuando la compañía Coca-Cola encargó al dibujante Haddon Sundblom una campaña de publicidad con la figura de Santa Claus vestida con los famosos colores de los anuncios de la marca, rojo y blanco. La campaña fue masiva y se repitió en 1963. A partir de entonces ya no se concibe a Santa Claus con otros colores que su traje rojo con ribetes blancos. Así se forjó el mito completo de Santa Claus y su famoso traje.

Realmente no debemos menospreciar la fuerza de creación de personajes mitológicos que casi llegan a convertirse en familiares y reales, de las grandes corporaciones multinacionales. En Europa, existe resistencia contra este mito norteamericano con partidarios de los Reyes Magos en España y de San Nicolas en los Paises Bajos (Holanda y Bélgica) aunque actualmente conviven los dos personajes. En España el dia 24 los regalos son de Papá Noel (con la figura de Santa Claus) y el 6 de Enero de los Reyes Magos, así los niños se han beneficiado de dos regalos en lugar de uno como antes. ¡Qué suerte tienen!

 

¿EXISTE “VIDA” MÁS ALLÁ DE LA VIDA? 5º

¿EXISTE “VIDA” MÁS ALLÁ DE LA VIDA? 5º

En anteriores entradas de blog hemos visto lo que ocurría con las personas que tienen una ECM (experiencia cercana a la muerte) y vuelven a recuperar la consciencia. Pero…qué ocurre cuando no se regresa de ese “viaje” ? Es decir, ¿qué ocurre cuando morimos?

Las religiones se han preocupado a lo largo de la historia, de intentar explicar lo que le ocurre al ser humano cuando deja de vivir. De hecho, parece como si estuvieran usando el miedo a lo que habrá despúes para mantener el poder social de los sacerdotes y jerarquías, asociados indisoliublemente al mantenimiento de los privilegios de las élites gobernantes. Si miramos la historia durante miles de años, desde que tenemos constancias escritas, religión y estado han ido de la mano. Napoleón llegó a decir que la religión era la mejor organización policiaca que mantenía al pueblo controlado y tranquilo.

Pero… ¿ocurre tal y como pontifican las religiones actuales más importantes cuando morimos? Veamos: cristianismo, islamismo e hinduismo son las que tienen más creyentes y las que ejercen mayor influencia en el mundo. En Occidente: Europa y América, es el cristianismo en sus distintas variedades (católicos y protestantes) la religión dominante.

¿Qué promete el cristianismo que ocurrirá después de la muerte?: Parece que habrá un juicio particular del alma del difunto e inmediatamente, según la sentencia inapelable de Jesucristo, será destinada al cielo, al purgatorio o al infierno. El cielo se promete como un lugar de beatitud donde se gozará de la presencia inefable de Dios y sus ángeles eternamente. El purgatorio se define como un castigo temporal proporcional a los pecados cometidos en la vida pero que ya han sido perdonados (parece que no del todo). Este castigo, tradicionalmente se ha descrito como un fuego que quema y produce el mismo dolor que si nos abrasáramos en la carne, pero sin consumir, es decir un sufrimiento continuo y sin posibilidad de perder la consciencia o morir y dejar de sentirlo.

Según la Iglesia Católica, mediante oraciones o misas de los sacerdotes (pagadas claro) o indulgencias de obispos y papas, se puede acortar este tiempo de castigo, o incluso evitarlo. Algo muy conveniente para el poder y las arcas religiosas.

Queda el infierno, una cámara de torturas horrenda, donde los condenados sufrirán eternamente (sin final) el fuego que quema sin consumir. Como veis, algo que ni siquiera hoy las leyes de los paises civilizados contemplan para los peores criminales, pero que, según las iglesias cristianas y el islam, Dios mantiene para los díscolos.

¿Y qué nos dicen las experiencias de todas aquellas personas que han vivido una ECM?, pues nada parecido a todo esto que se nos dice por parte de las autoridades religiosas. En primer lugar la persona viaja, sale de su cuerpo como si fuera un traje que se deja en el armario y literalmente siente que vuela hacia un tunel o paso entre montañas o puente sobre muchas aguas. Al final hay una gran luz extraordinaria que emana amor incondicional. En esa luz se puede apreciar un personaje que las recibe y les da la bienvenida mostrándoles con todo detalle la vida que han tenido en este mundo.

He conocido a varias personas las cuales me han relatado que estando en peligro inminente de morir debido a un acidente, han visto toda su vida en menos de un segundo, algo increible pero totalmente cierto. Estas personas han cambiado después de esta experiencia, son más amorosas, respetuosas, tranquilas, y han perdido el miedo a morir.

Como decía, el alma, espíritu o conciencia de la persona fallecida, puede ver perfectamente toda su vida como en una pantalla de cine tridimensional, y no solo eso, sino que puede sentir las emociones de las personas que interaccionaban con ella en cada momento, es decir,  que si causó dolor o felicidad a otras personas, lo va a sentir como propio. Sabrá en todo momento las consecuencias de sus actos sobre la Tierra. Una vez revisada su existencia mundana, tendrá que tomar decisiones, pues no habrá juicio ni castigo impuesto. Será la propia persona la que después de sentir cómo ha sido su existencia en relación con los demás, la que debe tomar la decisión de entrar en la luz para evolucionar espiritualmente, o elegir una nueva vida para corregir los errores que ha cometido en la anterior.

No hay posibilidad de trampas ni mentiras ni subterfugios, todo queda a la luz, y el espíritu, libre de las ataduras de la carne mortal y de los condicionamientos terrenales, sabe lo que tiene que hacer.

No existe purgatorio ni infierno. Todo lo antedicho se ha extractado de los relatos de personas que han vivido esta situación pero de repente y cuando iban a pasar al otro lado definitivamente, volvieron al mundo para asombro de los médicos que ya la habían dado por muerta. No son una, ni dos sino cientos las personas que coinciden en estos detalles narrativos de sus experiencias. Naturalmente que se presenta la posibilidad de la llamada reencarnación, algo no aceptado por las autoridades religiosas cristianas, pero…están en lo cierto. ¿Cómo cambiaría la sociedad si de pronto supieramos que ibamos a tener no una ni dos, sino multitud de oportunidades para enmedar nuestros errores? ¿No es más de sentido común que la condena inapelable al sufrimirnto eterno por solo una existencia llena de condicionantes terrenales?

En el próximo blog explicaré las consecuencias políticas, sociales y religiosas de esta nueva concepción del más allá y de nuestra misión en este mundo, y por qué las autoridades religiosas y políticas no quieren que lo sepas.

LA VERDAD SOBRE EL ORIGEN DE LA NAVIDAD ¿LO SABÍAS?

LA VERDAD SOBRE EL ORIGEN DE LA NAVIDAD ¿LO SABÍAS?

Llega la Navidad, los comercios se engalanan y nos ofrecen toda clase artículos, la TV emite anuncios sin cesar de caros perfumes, juguetes, joyas, comida, vinos caros, champán, etc.

Pero ¿cuál es el motivo de la Navidad? Navidad deriva de “Natividad” es decir, se celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret conocido como Jesucristo, el Dios de los cristianos de todo el mundo. Se celebra el día 25 de Diciembre. ¿Nació Jesús ese día concreto?

Pues…NO, en realidad no se sabe cuándo nació Jesús. Por las referencias de los evangelios se supone que debió nacer en un mes en el que no hiciera mucho frío, porque los pastores dormían a la interperie cuando los ángeles les anunciaron el nacimiento.

Hay una referencia histórica que menciona un padrón que los romanos mandaron hacer y para empadronarse, cada judío tenía que regresar al pueblo de donde era originario. Según algunos indicios parece que ese padrón se celebró hacia el mes de Septiembre del año -7, es decir siete años antes de la fecha en la que se fija el nacimiento de Jesús. Por lo tanto cuando murió no tenía 33 años como se dice, sino 40.

Entonces…¿Por qué se ha fijado el 25 de Diciembre para celebrarlo? Pues porque en esa fecha era cuando se celebraba el nacimiento del dios Mitra, el cual en aquella época era muy popular entre las clases altas y el ejército de Roma. Mitra era hijo del dios del bien Aura-Mazda y nació en una gruta un 25 de Diciembre, y fue enviado por su padre para redimir a la humanidad luchando contra el mal. Fue asesinado pero resucitó y ascendió al cielo. El mitraismo dice que los perversos e inicuos irán al infierno y los buenos al cielo, pero pasado un tiempo de castigo, el infierno desapafrecerá y todos los condenados irán al cielo. Todo esto claro, según su mitología.

Además, en Diciembre en el solsticio de invierno (21-22) se celebraban en Roma (entonces dueña del mayor imperio de la época) y desde hacía cientos de años antes de Jesús, las fiestas llamadas “Saturnales” en honor del dios Saturno. En estas fiestas los romanos se felicitaban unos a otros y se hacían regalos y participaban en grandes comidas.

Cuando el cristianismo fue declarado religión oficial del imperio romano, se pensó en aprovechar las costumbres paganas de la gente para introducir más facilmente las fiestas critianas. Por ese motivo se cambió la festividad del nacimiento de Mitra y las saturnales por el nacimiento de Jesús.

Este es el verdadero origen de la Navidad, sus fechas y las fiestas. No obstante, aunque no sean las verdaderas del nacimiento de Jesús, podemos aprovecharlas para desearnos felicidad, repartir amor y reunirnos con los seres queridos. Seguro que a Jesús no le importa, antes al contrario, se alegrará de que al menos por unos días, y a pesar del mercantilismo, las gentes de este mundo convulso traten de ser un poco mejores.