OBESIDAD, UNA CUESTIÓN DE EMOCIONES INCONTROLADAS

OBESIDAD, UNA CUESTIÓN DE EMOCIONES INCONTROLADAS

Cada día, hay más personas obesas en el mundo. Sobre todo en los países industrializados o el llamado “Primer Mundo”. Pero donde está siendo ya una auténtica epidemia de proporciones alarmantes, es en Estados Unidos, precisamente la nación que tienen el mayor PIB (producto interior bruto) Unos 18,5 billones de dólares USA (18,5 millones de millones) El PIB es la suma del valor de todos los productos, propiedades, transacciones comerciales, servicios y valores que forman parte de la economía viva de un país.

Se podría pensar que estar “gordo” u obeso debería ser saludable y una imagen de poder y riqueza, ya que demostraría que esa persona está bien alimentada porque tiene los recursos necesarios para ello. Es lo que se pensaba hace unos 100 años, aunque entonces no se llegaba a los estados de gran obesidad mórbida como se ven ahora por las calles estadounidenses. Nuestros abuelos y bisabuelas estaban ligeramente “gruesos” gorditos, y se les suponía seres felices y saludables. Por otro lado, la delgadez se asociaba con la poca salud, la pobreza o las preocupaciones. La enorme incidencia por entonces de la tuberculosis en la población general, se cebaba con mayor encono en las familias de bajo nivel económico, que se alimentaban mal y vivían en entornos insalubres de viviendas con poca luz, alta humedad y poca defensa contra el frío; y a todo este escenario solía añadirse largas jornadas de agotador trabajo necesario para subsistir.

Pero en estos tiempos parece que todo ha cambiado. Ahora, las mayores obesidades mórbidas y casi monstruosas, de personas jóvenes que apenas pueden moverse y que pueden llegar a pesar más de 300 kg., se producen entre las clases de nivel económico medio-bajo y bajo. Por el contrario, las clases más favorecidas por la fortuna, presentan poca incidencia de obesidad mórbida. Últimos estudios científicos llevados a cabo por prestigiosas universidades, certifican que los años de vida son más cortos (la gente muere más joven) entre la población de menos recursos económicos que entre los ricos.

Y no es que haya hambre en los Estados Unidos, sino que precisamente los alimentos que mayor incidencia tienen en la obesidad, son los más baratos y al alcance de la población con menos recursos. La harina refinada de trigo, el azúcar, el arroz descascarillado, los refrescos, los helados, la leche, las patatas fritas, las grasas animales y vegetales refinadas y saturadas, e incluso las hidrogenadas, y todo lo que se puede cocinar con ellos.

Sin embargo los alimentos más saludables y que evitan la obesidad como las verduras, la carne de calidad, el pescado, las grasas vegetales de primera presión en frío insaturadas, las frutas y las legumbres, son muy caras.

Por otra parte, las industrias alimentarias con su enorme poder económico, bombardean constantemente las mentes de los consumidores con su publicidad de los productos elaborados y procesados industrialmente para aumentar sus ventas. En general, estos productos de alimentación de fuerte consumo llevan en su composición azúcar y harinas refinadas de trigo.

Por todas partes proliferan restaurantes de comida “rápida” también llamada “basura” compuesta por hamburguesas de carne picada con alto porcentaje de grasa animal, pan de harina refinada y patatas fritas en grasas enormemente insanas. También abundan las Pizzerías, cuya base es principalmente, como no, las harinas refinadas de trigo, y de postre todos recomiendan en sus cartas, helados o tartas, llenos de azúcar, leche y más grasas saturadas, y añadido, como remate, todo ello acompañado de refrescos (colas, naranja, limón, etc) llenos de azúcar. Toda una bomba de calorías y de alimentos con AIG (alto índice glucémico) que saturan el organismo de glucosa, el cual no sabe qué hacer con tal aumento y lo transforma en grasa que almacena en nuestros tejidos adiposos.

Se ha descubierto, que el azúcar es adictivo, incluso más que la cocaína, y ya en las más avanzadas universidades, aun con la oposición de las grandes empresas alimentarias, la han calificado como una sustancia adictiva, tanto como las drogas más conocidas.

Por otro lado, las personas que se abandonan a comer compulsivamente grandes cantidades de patatas fritas, bollería industrial, pastas y dulces, lo hacen porque tienen la necesidad de “llenar” sus carencias emocionales y problemas sentimentales. La ansiedad que les originan sus emociones negativas, la calman con la comida de alimentos fuertemente energéticos ricos en azúcares, es decir hidratos de carbono con AIG. Estos productos, cuando llegan al estómago e intestino, se convierten rápidamente en glucosa (un tipo de azúcar necesario para alimentar nuestras células de energía) tan rápidamente que proporcionan un estado de bienestar parecido al de las drogas neurodepresoras, generando que el cerebro libere endorfinas, la hormona de la felicidad.

Pero estos alimentos tan baratos y con tantas calorías tienen dos efectos negativos que minan nuestra salud, por un lado hacen trabajar de manera brutal a nuestro páncreas, la glándula que produce insulina, hormona necesaria para que la glucosa entre en las células, y por otro lado, mata nuestra microbiota, las bacterias simbióticas “buenas” que tenemos en el intestino y que son imprescindibles para la salud.

Y no acaban aquí los perjuicios de consumir la comida rápida en abundancia. Se ha comprobado mediante estudios científicos, que alimentarse a menudo con este tipo de comida y tener obesidad, puede acarrear enfermedades, como problemas cardiocirculatorios, diabetes y cáncer.

Piénsatelo mucho antes de basar tu alimentación en hamburguesas, patatas fritas, helados, tartas, pastas, dulces, pizzas y refrescos. No solo está en juego tu figura, sino también tu salud y tu vida.

¿POR QUÉ NOS GUSTA HACERNOS LA VÍCTIMAS?

¿POR QUÉ NOS GUSTA HACERNOS LA VÍCTIMAS?

Muchas personas prefieren en la vida “hacerse las víctimas” a la menor ocasión de parecerlo porque este papel tiene sus ventajas. Te vuelves el centro de atención y todo el mundo se compadece de ti, incluso tú mismo. Además podemos culpar a las circunstancias  de la vida o a otras personas de nuestros problemas, defendiendo así nuestra autoestima.

Sin embargo, no nos damos cuenta de que hacernos la víctima es totalmente perjudicial para nuestra vida, pues todo lo negativo que nos ocurre volverá a repetirse indefinidamente. Somos realmente auténticos “creadores” de nuestra realidad, y si pensamos que la vida es injusta, dura, difícil de vivir y llena de dificultades, eso es lo que vamos a tener.

Somo responsables de nuestra realidad, de lo que nos suele acontecer, y si vemos la vida con optimismo, positividad y seguridad, no nos quepa duda de que así va a acontecer.

La psicología y la física cuántica lo afirman. Las personas con seguridad y optimismo se fijan más en las oportunidades, se aperciben antes y mejor de las señales que indican una mejora posible en sus vidas, mientras que las personas negativas, tendentes a la depresión, amargadas y tristes, no solo no “ven” las oportunidades, sino que además, si las perciben, piensan que no son suficientemente buenos o adecuados para optar a ellas o que van a ser rechazados de antemano.

Al margen de ello, está demostrado que cuando una persona fluye con la vida, acepta los cambios y está en paz con el mundo y consigo mismo, ve realizado sus sueños tarde o temprano, es cuestión de desearlos con fuerza y esperar con confianza.

Lo he comprobado personalmente en varias ocasiones, la vida quier proporcionarte aquello que tú deseas para tu felicidad, pero tiene que coordinar multitud de circunstancias y sueños de otras personas para llegar a conseguirlo.

No seas “víctima” de nada. Mas bien procura ser “superviviente”, “resiliente” (resiliencia es la capacidad de hacerse más fuerte ante o debido a las adversidades de la vida) y todo mejorará, tanto social como económicamente. Márcate un objetivo, piensa en él, deséalo con todas tus fuerzas y relájate, deja que la vida empiece a mover sus engranajes y te dé lo que ansías. Pero no perjudiques a otros, no “trepes” por encima de los demás, mantente sereno, humilde pero firme en tus derechos y dignidad, busca la paz en tu interior y en el exterior y todo llegará. No lo dudes.

 

NUESTRA RESPONSABILIDAD ANTE LA ENFERMEDAD ¿A VECES SOMO LOS PRINCIPALES CULPABLES DE ENFERMAR?

NUESTRA RESPONSABILIDAD ANTE LA ENFERMEDAD ¿A VECES SOMO LOS PRINCIPALES CULPABLES DE ENFERMAR?

Recientemente ha surgido esta escalofriante noticia, que ha pasado casi desapercibida en los grandes medios. Un estudios de la OMS (Organización Mundial de la Salud) señala que tenemos un 60% de probabilidades de morir por una enfermedad asociada al estilo de vida, es decir, con lo que comemos, bebemos, actividad física, emociones, tabaquismo y drogas.

De esta información se deriva que en las principales causas de muerte (patologías cardiovasculares y cáncer) un 60% depende de nosotros mismos, por lo que si cambiáramos de estilo de vida mediante el seguimiento de hábitos más saludables, prolongaríamos la vida de manera notable y reduciríamos el consumo de medicamentos.

Y ésto no es nada nuevo para los que estamos al corriente de las consecuencias del estilo de vida en la salud. Por ejemplo: hay una verdadera epidemia de obesidad y sobrepeso en niños, adolescentes y adultos. Esta epidemia tiene como consecuencia un aumento significativo de enfermedades como la diabetes tipo 2, exceso de colesterol y patologías cardiovasculares en personas cada vez más jóvenes. Sin embargo, los medios silencian estos problemas que ocasionan gastos insoportables a los sistemas de salud y que podrían solucionarse fácilmente con unas campañas de información a la población, sobre la manera de llevar una vida saludable.

Todos sabemos de la fuerza que ejerce la televisión en las personas cuando emite mensajes en algún sentido de manera periódica y repetitiva. Hoy también influyen mucho las redes sociales, y sería necesario que las autoridades sanitarias tomaran cartas en el asunto que empieza  a ser muy preocupante.

¿A quién no le interesa que se hagan estas campañas de estilo de vida saludable?

La publicidad es cara, pero mucho más nos cuesta a todos las medicinas que tienen que tomar aquellas personas que sufren problemas debido a su mala nutrición y sedentarismo.

Por ejemplo, se debería divulgar que las bebidas refrescantes contienen ingentes cantidades de azúcar, que existen algunos alimentos con alto índice glucémico como las patatas, el pan, la pasta y el arroz blanco o descascarillado ( el que tomamos normalmente) y que al ingerir todo esto la glucosa (azúcar en sangre) tiene unas subidas tremendas en el organismo en poco tiempo. Que esos picos de azúcar producen un síndrome llamado “resistencia a la insulina” lo que motiva que el organismo la almacene en forma de grasa aumentando la obesidad.

Tampoco sabe casi nadie que no se deben mezclar al comer, proteínas con hidratos de carbono, por ejemplo, nunca se debería comer carne, huevos o pescado con patatas fritas o con pan o pasta, y que las proteínas deberían ingerirse siempre con verduras, lo que facilitaría su digestión, y evitaría los picos de glucosa.

Por no hablar de las drogas, el tabaco y el alcohol.En realidad, el tabaco y el alcohol también son drogas, y además duras, ya que “enganchan” más que las llamadas drogas ilegales y producen mucho más daño a la humanidad que éstas.

Tengamos cuidado con lo que tomamos y cómo lo hacemos, y por supuesto hagamos ejercicio, aunque sean andar. La combinación de comida basura, sedentarismo, tabaco y alcohol es la senda perfecta para una vida corta.

¡¡¡CUIDADO CON LOS MÓVILES Y EL WI-FI!!!

¡¡¡CUIDADO CON LOS MÓVILES Y EL WI-FI!!!

La Organización Mundial de la Salud ha  confirmado que las radiaciones electromagnéticas son potencialmente peligrosas para la salud, pudiendo ser causa de aumento de estrés y de la formación de tumores.

Ya hace tiempo que se sabe del peligro de vivir cerca de los tendidos de cables de alta tensión, los cuales forman un campo electromagnético en su entorno. Yo no viviría en una casa sobre la que pasarán estos enormes cables.

Tampoco recomiendo a nadie vivir al lado de un transformador industrial de corriente. Pero vamos al caso que nos atañe , el teléfono móvil y el omnipresente wi-fi.

Los móviles, llamados también celulares, emiten y reciben una fuerte radiación electromagnética. Se conoce el caso de un adolescente que dormía con el teléfono debajo de la almohada. A los seis meses desarrolló “Alzheimer”, una enfermedad que suele  declararse habitualmente en personas mayores de 60 años.

Tengamos la precaución de alejar el móvil de nuestra cama cuando vayamos a dormir. Si queremos tenerlo en el dormitorios, procurad colocarlo lo más lejos de la cabecera de la cama. Por otro lado, si mantenéis una conversación que va a durar varios minutos, (más de tres o cuatro) usad los auriculares para no estar todo el tiempo con el móvil pegado a la cabeza. Lo mismo os recomiendo si lo usáis mucho, procurad realizar la mayor parte de las llamadas con los auriculares.

Si lo utilizáis dentro de un automóvil, tened en cuenta que la carrocería es metálica y produce un efecto de “jaula de Faraday” por el cual las microondas son más intensas, asi es que os aconsejo que uséis un manos libres (siempre si estáis conduciendo) incluso si tenéis detenido el coche o no habéis iniciado la marcha.

Respecto al wi-fi, os recomiendo que lo desconectéis cuando no estáis usándolo, sobre todo cuando vayáis a dormir. Se ha descubierto que tenemos en las células del cerebro un mineral llamado Magnetita, el cual es susceptible sensibilizarse con los campos electromagnéticos. Cuando estamos muchas horas bajo la influencia de radiaciones wi-fi intensas, las células acusan el efecto mediante este mineral, y envían una señal al hipotálamo que interpreta que estamos bajo estrés, lo que hace que el organismo se prepare para la lucha, segregando cortisol y alertando al sistema nervioso.

Muchas personas sufren problemas de sueño precisamente por el wi-fi. Tener el organismo permanentemente en estado de estrés, perjudica seriamente la salud.

Ya lo sabéis. Tened precaución con el uso del móvil y del wi-fi. Las tecnologías nos ayuda a vivir mejor, pero hay que conocer sus peligros, y evitarlos en lo posible.

Os preguntareis ¿por qué las autoridades sanitarias no alertan de todo ésto? La respuesta es fácil, hay demasiados y muy importantes intereses económicos en juego.

CÓMO EVITAR QUE TE MANIPULEN COMO UNA MARIONETA

CÓMO EVITAR QUE TE MANIPULEN COMO UNA MARIONETA

Hola. En el anterior artículo expuse las estrategias que instrumenta el poder, para llevarnos a dónde y por dónde quiere.

El deporte, la lotería, los juegos de azar, las apuestas, el cine, la televisión, la política, las crisis económicas, las hipotecas, el consumismo y cientos de cosas más que te hacen ser como “ellos” quieren sin darte cuenta de que estás siendo manejado.

¿Cuáles son las acciones y pensamientos que nos pueden hacer más independientes?

En primer lugar pensar y aceptar que eres la única persona responsable de tu vida, no hacerte la víctima y culpar al sistema o a los demás de tus errores y fracasos.

No creas en las versiones oficiales y las “personas autorizadas”, mas bien confía en tu propia experiencia y en tu percepción y sentimientos.

Sé una persona buscadora de la verdad, estudia, indaga, pregunta, compara, recuerda siempre nuestra grandeza como seres humanos únicos en el universo.

Busca quien pueda enseñarte sabiduría. La sabiduría es diferente a los conocimientos, una persona puede ser analfabeta y ser sabia, y otra tener tres carreras universitarias y ser idiota.

Acostúmbrate a decir siempre la verdad y mira hacia dentro de ti, pregúntate quién eres en realidad. No creas que eres algo pequeño, tenemos más conexiones neuronales que átomos hay en el universo.

Si ya tienes incorporadas adicciones dañinas (drogas, alcohol en exceso, tabaco, juego, comida basura) ten en cuenta que puedes abandonarlas, cambiar si lo deseas de verdad.

El sistema te quiere enfermo crónico y que consumas muchos medicamentos mientras vivas. Estar sano depende casi en un 90% de ti, de tus hábitos de vida y de alimentación. Infórmate cómo nutrirse de manera sana para evitar deterioro físico y mental. No te creas los anuncios, los anunciantes tienen que vender lo que fabrican y no les importa mucho tu salud si no van a ser sancionados y el “sistema” ha aprobado los aditivos.

Seguiré informando. Buena suerte en tu cambio de vida.

LA BULIMIA, SUFRIMIENTO SIN FIN.

LA BULIMIA, SUFRIMIENTO SIN FIN.

El artículo anterior trataba de la anorexia, pero muchas veces este trastorno aparece junto con otro llamado bulimia.

¿Qué es la bulimia? Puede presentarse sola o con anorexia, ambas están relacionadas y una anoréxica puede caer en la bulimia y una bulímica puede caer en la anorexia, las separa una línea muy delgada.

La bulimia es un trastorno de la alimentación, como la anorexia. Las personas que la sufren (casi en un 90% mujeres jóvenes) quieren adelgazar haciendo una dieta estricta, pero sienten deseos incontenibles y ansiedad por comer precisamente los alimentos más prohibidos en los regímenes para adelgazar: los dulces, las pastas, las patatas fritas, las hamburguesas grasientas, los helados…

Sufren un fuerte deseo que no pueden superar y de vez en cuando sucumben y se dan grandes atracones de los “alimentos prohibidos”. Ello les genera un gran sentimiento de culpa al haber sido tan débiles, y la sensación de que han perdido el terreno ganado a su obesidad real o imaginaria.

Entonces toman una medida drástica, van al baño y vomitan introduciéndose los dedos en la garganta. Esta secuencia de comilonas y vómitos se va repitiendo en el tiempo y convierte su vida en un infierno, o las hace caer el una brutal anorexia y depresión

Generalmente detrás de este trastorno subyace una baja autoestima, un conflicto personal y familiar. No están satisfechas con su físico y quieren cambiarlo a toda costa para ser reconocidas como esbeltas y bellas, o que las halaguen por haber adelgazado. Viven obsesionadas con la comida y el peso.

La solución a este problema pasa por tratamientos psiquiátricos y psicológicos, comprensión y mucho cariño, ya que la falta de amor suele ser el principal problema en el fondo. Lo importante es que estas personas se sientan aceptadas sea cual sea su aspecto, pero ésto suele ser difícil en nuestra sociedad colonizada culturalmente por modelos de mujer guapas y delgadas. Una relación amorosa frustrada, un comentario de las amigas acerca de su gordura, risitas de chicos sobre alguna parte del cuerpo, puede hacer que una persona caiga en la bulimia y / o la anorexia. Tengamos cuidado cuando criticamos a alguien alegremente, podemos hacerle mucho daño.

Cada persona es única y tiene valores especiales que debemos respetar y apreciar.

ANOREXIA, LA AMENAZA EN LA SOMBRA

ANOREXIA, LA AMENAZA EN LA SOMBRA

Anorexia, una palabra que hasta hace pocos años era desconocida, y que ahora representa una formidable amenaza para muchas chicas jóvenes, que de caer en sus garras podría llevarlas a la muerte por inanición. En los chicos se puede producir en mucha menor incidencia, un 15% frente a un 85% en las chicas.

Pero ¿qué es en realidad la anorexia? Se trata de un trastorno emocional mediante el cual, la persona se percibe a sí misma muy gorda, obesa, y quiere adelgazar a toda costa dejando de comer. El problema es que aunque estén esqueléticas y a punto de morir, siguen pensando que están demasiado gordas. Es tan grave que si no se interviene a tiempo, puede terminar en la muerte.

Se ha debatido mucho sobre el origen y desencadenante de este trastorno, que suele producirse principalmente en chicas pre y adolescentes. Los estudios y experiencias muestran que estas personas que caen en la anorexia suelen ser muy proteccionistas, exigentes consigo mismas, y con falta de cariño familiar, muchas veces con padres que esperan mucho de ellas y con un círculo social de amigas y amigos que critican duramente a las personas obesas.

También puede producirse en chicas que no tienen demasiado éxito en sus estudios o no son muy agraciadas físicamente, o han tenido un desengaño amoroso por estar un poco más gruesas del estándar social marcado por las modelos y actrices famosas. Adelgazar es para ellas un logro que demuestra a todos que pueden conseguir lo que se proponen. Es sentida cada pérdida de peso como un “triunfo” personal que les proporciona la satisfacción que no tienen por otras vías.

Vivimos en la era de la imagen, y la televisión, el cine y las revistas están llenas de modelos femeninas delgadas, muchas veces con retoques sobre la fotografía y grandes maquillajes para hacerlas más perfectas. Estas modelos se convierten en una referencia “sagrada” inalcanzable para este tipo de chicas que sueña con llamar la atención, pues en realidad lo que buscan es precisamente eso, que su familia y sus amig@s las tengan en cuenta.

Somo seres extremadamente sociales y necesitamos del contacto visual, físico y afectivo, necesitamos caricias, miradas y reconocimiento por parte de nuestros padres, familiares y círculo social amplio, amistades, en el trabajo, en los estudios, etc.

Los síntomas de la anorexia son una pérdida de peso progresiva inexplicable, porque parece que comen con normalidad, pero después de ingerir la comida se van al baño y mediante toques con los dedos en el fondo de la boca se provocan el vómito. Por eso es importante no dejarlas solas hasta dos horas después de haber comido. Otra señal de que están provocándose el vómito son erosiones en los dedos y manchas en los dientes producidas por los ácidos estomacales al salir con la comida a medio digerir.

El tratamiento ha de ser multidisciplinar, mediante psiquiatra, psicólogo y médicos, y puede llegar a ser necesario internarlas en estrecha vigilancia cuando la falta de nutrición empieza a poner su vida en peligro.

Si tenéis hijas en edad conflictiva (pre o adolescencia) comprobad el peso, y que no van al baño después de comer a vomitar. Hablad con ellas, demostradles cariño, amor, que son importantes para sus madres y padres, que las amáis por encima de su aspecto físico o de sus notas. Esa es la mejor prevención, el amor.